Más votos a favor que en contra. A diferencia de una Ley Orgánica, el proyecto anual más importante que pasa, o debería pasar, por el Congreso todos los años, esto es, los Presupuestos Generales del Estado, no necesitan de mayorías absolutas. Basta con más «síes» que «noes» y muchas veces son las abstenciones las que desbloquean la situación. Moncloa sabe que conseguir el apoyo de Ciudadanos a las Cuentas del año que viene es muy complicado para la formación naranja, sobre todo por tratarse de un ejecutivo de coalición con Unidas Podemos, pero no así su abstención siempre y cuando Inés Arrimadas «tenga capacidad de influencia sobre algún capítulo», explican fuentes del Gobierno.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate