El temor a los rebrotes va a ser una constante este verano en Europa. Cuando la mayoría de los países empiezan, en mayor o menor medida la llamada desescalada (los ingleses podrán volver a los pubs el 4 de julio), hay señales que nos indican que no podemos bajar la guardia. Ni siquiera en Alemania, uno de los países europeos que mejor ha gestionado esta pandemia, están a salvo. En total, un millón y medio de europeos han tenido que dar marcha atrás y confinarse de nuevo.

En Alemania, las autoridades de Renania del Norte-Westfalia han vuelto a imponer las medidas de confinamiento en dos distritos, debido a la propagación del coronavirus entre los trabajadores de una fábrica cárnica situada en Gütersloh. Los afectados son 640.000 personas.

El jefe del gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, ha dicho que se trata de medidas preventivas que en principio volverán a ser las mismas que en marzo, según informa el Suddeutsche Zeitung. Laschet, estrella ascendente en la Unión Cristiano Demócrata (CDU), se juega mucho en el control de este rebrote. Es uno de los aspirantes a suceder a la canciller, Angela Merkel, como líder del partido.

Sé que estamos esperando mucho de la gente. Pero no sirve de nada aceptar estas medidas, si vamos a sospechar de los otros», dice Laschet, que apela a no estigmatizar a su ‘Land’

«Sé que estamos esperando mucho de la gente. No sirve de nada aceptar estas medidas, si vamos a sospechar de los demás», señala Armin Lachet, que intenta que no se estigmatice al Land que gobierna. El sábado empiezan en Renania del Norte-Westfalia las vacaciones de verano.

Es la primera vez que Alemania adopta una decisión de tal calado: la vuelta atrás en la desescalada. En mayo empezó a levantar las restricciones que nunca fueron tan extremas como las adoptadas en España.

Alemania, el país más poblado de la Unión Europea con 83 millones de habitantes, ha registrado con 192.000 casos y 8.900 muertos, según la Universidad Johns Hopkins. El éxito de su estrategia se basa en una combinación de factores: la canciller tomó el mando con certeza y ha explicado en momentos clave la gravedad de la situación. Su credibilidad como gobernante se refuerza por sus conocimientos científicos: es doctorada en física.

A su vez, Alemania es un país donde se han podido llevar a cabo muchas pruebas y desde un primer momento. Hay numerosos laboratorios dedicados a la investigación. Y el número de camas UCI por 100.000 habitantes es el mayor de la UE: casi 30. Tres veces más que en España.

Aún así, en Renania del Norte-Westfalia la situación se ha descontrolado debido a la imprudencia de una empresa de empaquetado de carne, Tönnies. Unos 7.000 empleados de esta fábrica están en cuarentena desde hace una semana y unos 1.500 trabajadores han dado positivo en la prueba de coronavirus. La mayoría proceden de Europa del Este.

Muchos de ellos viven en condiciones de hacinamiento con sus familias, que también han empezado a registrar positivos. Han comenzado a realizarse registros en sus viviendas para tomar control de la situación.

Las autoridades están estudiando exigir responsabilidades a la dirección de la empresa por las consecuencias de su negligencia en todo el país. Las fuerzas del orden han colocado vallas de metal en los edificios donde residen los trabajadores, a quienes tratan de explicar la situación con ayuda de traductores y asistentes sociales. Es posible que algunos de ellos salieran huyendo a sus países de origen.

El primer distrito en donde se han impuesto restricciones en los bares, museos, gimnasios y restaurantes, que solo pueden servir comida a domicilio, ha sido Gütersloh, donde residen unas 360.000 personas.

Horas más tarde, el ministro de Sanidad del Land, Karl-Josef Laumann, anunciaba que también se iban a aplicar estas medidas en el vecino distrito de Warendorf, donde viven 280.000 personas.

En estos dos distritos renanos ha de respetarse de nuevo la distancia social, y solo se puede conversar con una persona ajena al hogar de residencia.

El director del Robert Koch Institute, Lothar Wieler, ha reconocido a los periodistas que crece el temor a una segunda oleada de contagios por coronavirus. La tasa de reproducción del virus (o número R), que indica a cuántas personas contagia cada persona que de positivo) se estima ahora en 2,76, cuando debería estar por debajo de 1, en caso de contención de la pandemia.

Fin de fiesta en Portugal

En cinco zonas de la llamada Área Metropolitana de Lisboa (Sintra, Amadora, Odivelas, Loures e Lisboa) va a mantenerse el estado de alarma. Son unas 700.000 personas las que residen en los concejos afectados.

El viernes hubo una gran fiesta en una playa cercana a Lisboa, Praia de Carcavelos, a la que acudieron unas mil personas pero aún no se sabe si tuvo consecuencias. Intervino la policía pero no hubo detenidos.

Estas fiestas ilegales preocupan al gobierno de Portugal, que hasta ahora ha resuelto con relativo éxito la gestión de la pandemia. Con pocas camas UCI, y una sanidad muy debilitada por los recortes, el gobierno de Antonio Costa sabía que la prevención era clave para evitar que el sistema se colapsara. Así lo hicieron, pero ahora apela a la responsabilidad individual para evitar más casos como ha sucedido después de una fiesta ilegal en Odiáxere, Lagos, en el Algarve, donde esta concentración es el origen de 111 nuevos positivos por Covid-19.

El gobierno de Costa mantiene que, en líneas generales, hay más casos porque se están haciendo más pruebas. En Portugal se han registrado casi 40.000 positivos y 1.540 muertos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

Lo que no ha gustado a todos en Portugal, donde hasta ahora los principales partidos políticos han apoyado la gestión del gobierno, es el triunfalismo con que ha acogido Antonio Costa el hecho de que la UEFA haya elegido al país como sede de la Liga de Campeones, que va a jugarse a partir del 7 de agosto.

Primero Costa dijo que este reconocimiento de la UEFA era «un premio merecido destinado a los profesionales de la salud». Lo acusaron de triunfalismo injustificado, ya que sigue habiendo casos y fallecidos, aunque menos que en otros países europeos. Costa ha matizado al insistir que su deseo es agradecer a los profesionales sanitarios su gran dedicación en esta crisis.

Retroceso a fase 2 en Huesca

Unas 70.000 personas que habitan en tres comarcas de la provincia de Huesca, Bajo Cinca, Litera y Cinca Medio, han adoptado medidas equivalentes a la fase 2 del estado de alarma, tras la decisión del gobierno regional de Aragón, con el aval del Ministerio de Sanidad.

Esta medida se ha adoptado tras registrarse un rebrote en una gran explotación frutícola, Frutas La Espesa, en Zaidín. Allí trabajan miles de personas procedentes de diferentes países que se dedican a la recolección y almacenaje de la fruta.

En Litera también tiene dependencias esta explotación. Hace dos meses ya se dieron casos de infección masiva en dos grandes mataderos situados en Binéfar.

Monzón, en el Cinca Medio, se han confirmado varios casos en familias, así que también se echa marcha atrás en la desescalada.

Con esta vuelta a la fase 2, en esta zona se limitan los aforos de reunión y se reducen las actividades sociales permitidas. El aforo en las terrazas será de un 50% y se limita la movilidad.

Límites a la entrada de estadounidenses

Estados Unidos es el país que registra más casos por coronavirus en el mundo. Según la Universidad Johns Hopkins, son ya más de 2,3 millones de positivos de un total de más de nueve millones en todo el planeta. Hay más de 121.000 muertos, más que en todas las guerras en las que ha estado implicado Estados Unidos desde 1953.

El presidente, Donald Trump, se niega a recomendar medidas básicas como el uso de la mascarilla. En eso, y en mucho más coincide con el líder brasileño, Jair Mesías Bolsonaro, a quien un juez de Brasilia le ha impuesto llevarla cuando visite la ciudad.

La gestión de los contagios en Estados Unidos está resultado muy deficiente. A pesar de que está lejos de controlar la pandemia, la presión de la crisis económica ha llevado a comenzar la desescalada en el país.

La Unión Europea se plantea mantener las restricciones de entrada a los estadounidenses, así como a los brasileños y los rusos, según fuentes a las que ha tenido acceso The New York Times. Desde el 15 de junio los europeos pueden circular por el resto de países de la UE, salvo algunas limitaciones. Por ejemplo, los suecos siguen sin ser bienvenidos por sus vecinos, y Portugal y España esperan al 1 de julio.

La decisión final sobre qué países verán levantados estos límites de acceso a la UE se conocerá la próxima semana, justo antes de que la UE se reabra el 1 de julio. Ese día España y Portugal celebran un acto para conmemorar este primer paso para vencer esta enfermedad.

El verano favorece los movimientos, y la actividad económica ligada a los viajes, y también el esparcimiento, sobre todo entre los jóvenes. Son dos riesgos muy importantes a los que han de prestar atención los Estados miembros para evitar volver a la casilla de salida.