Política

El Govern anuncia 370 millones de euros y 5.000 profesionales más para el próximo curso escolar

La Generalitat elimina los ratios de alumnos y exige solo "grupos estables de convivencia" para controlar eventuales contagios

logo
El Govern anuncia 370 millones de euros y 5.000 profesionales más para el próximo curso escolar

Colegio vacío en Cataluña.

Resumen:

El Gobierno catalán destinará 370 millones de euros para que el próximo curso el millón y medio de alumnos catalanes vuelva al colegio con cierta normalidad. Una inversión que servirá para contratar a 5.000 profesionales, entre profesores y personal de apoyo en los colegios, y para empezar a implementar el Plan Digital que educación había previsto implementar originalmente en cinco años.

En una comparecencia compartida por el vicepresidente Pere Aragonés, el conseller de Educación, Josep Bargallò y la titular de Salut, Alba Vergés, Bargalló ha anunciado que finalmente no se establecerán ratios máximas por clase como se anunció hace un mes, cuando la Generalitat fijó en un máximo de 12 alumnos por clase en infantil y 15 alumnos por clase en secundaria.

«No estableceremos un número fijo de alumnos» ha confirmado Bargalló, «a nivel sanitario lo más importante es que sean grupos compactos y puedan organizarse en sus estudios sin estar en contacto con otro grupo, no una supuesta ratio sanitaria». El conseller ha asegurado que no se reproducirán los grupos de «ratios elevadas» de este curso en algunos centros, pero ha reconocido que habrá colegios, sobre todo en infantil, que reproduzcan las clases actuales.

Cierre de centros

Respecto a un eventual rebrote en un colegio, la consellera Vergés ha explicado que solo se planteará el cierre de un centro si hay varios casos confirmados en grupos y edades diferentes, pero ha insistido en que intentarán limitar al máximo la afectación de eventuales brotes de coronavirus.

En caso de un posible contagio «solo se hará la gestión de contactos» ha asegurado, y «cuando tengamos un confirmado, el grupo estable hará la cuarentena y el resto del colegio mantendrá el funcionamiento normal. Si los positivos forman parte de grupos estables diferentes se puede dejar en cuarentena los grupos con miembros afectados».

Vergés ha defendido además que en marzo «era lógico que una de las primeras medidas fuera cerrar escuelas porque los niños son un factor principal de transmisión de enfermedades respiratorias. Pero hemos aprendido del virus, no solo es respiratorio y sobre todo hemos podido generar evidencia de que este virus tiene una afectación más leve en niños y jóvenes» ha asegurado, lo que ha llevado al Govern al relajar las medidas de prevención en las escuelas.

Las medidas de organización dentro de los colegios que permitan «grupos estables y no generar múltiples cadenas de contagio nos permite que si hay un contagio se pueda hacer una gestión rápida y ajustada que no comprometa a centenares de niños» ha concluido.

Plan de apertura el 23 de julio

El próximo 23 de julio es la fecha límite de todos los centros educativos para aproar su plan de apertura para el próximo curso, en el que deberán recoger los nuevos protocolos de seguridad. Básicamente, establecer unos profesores fijos para cada «grupo de convivencia», que podrán dar clase sin mascarilla, los profesores especializados que deberán mantener distancias y mascarilla, y los circuitos y sectorización de espacios para que no coincidan los diferentes grupos.

Ese plan incluirá la incorporación de nuevos trabajadores en cada centro, para lo que la Generalitat ha previsto una inversión de 233 millones de euros. Otros 103 millones corresponden a la aplicación del Plan Digital, previsto inicialmente para cinco años, que Educación ha acelerado ahora a tres años para adaptarse al escenario post-Covid.

Los objetivos prioritarios de este plan, en el curso 2020-21 será garantizar la conectividad de los 140.000 alumnos con mayores dificultades, según la Conselleria. Esta dotación servirá además para entregar dispositivos a todos los alumnos a partir de 3º de ESO, Bachillerato y Formación Profesional, para dotar de los dispositivos necesarios para el profesorado, la creación de contenidos digitales y la formación de los docentes.

Esta inversión debe servir para avanzar en la «digitalización fundamental» de la escuela, ha explicado Bargalló, «pero también nos prepara en caso de que haga falta confinamiento puntual en un espacio especifico».

Comentar ()