El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha dicho a los senadores del PP que muchos «estarían en la cárcel» si les hubieran investigado durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta.

La senadora del PP María Salon ha acusado este martes previamente a Iglesias de violencia de género y de ser un «recalcitrante machista» por haber guardado durante un tiempo la tarjeta que le hicieron llegar del móvil que le habían robado a su ex colaboradora Dina Bousselham, antes de devolvérsela. Por esta actitud, y por sus «mentiras», la senadora popular ha pedido su dimisión, informa Europa Press.

Así lo ha reclamado durante su pregunta al vicepresidente en la sesión de control al Gobierno en el Senado, en la que Iglesias ha respondido afirmando que el caso Villarejo, en el que se integra la pieza Dina, en realidad investiga «delitos graves que tienen que ver básicamente con la construcción de una trama parapolicial» con la que el Gobierno del PP trató de «espiar» a partidos de la oposición, incluido a Podemos, y «tapar» su corrupción.

«Ni a mí, ni a la señora Dina ni a Podemos se nos acusa de ningún delito. Me ha acusado usted aquí de varios delitos. Lo razonable es que vaya usted a un tribunal a ver si esta vez consiguen encontrar algo. A pocas formaciones se las ha investigado tanto para encontrar algo turbio como a nosotros», ha retado Iglesias a la senadora del PP, antes de añadir que si se hubiese investigado igual al PP, «quizás» muchos de los senadores que presenciaban el Pleno «estarían en la cárcel».