La Asociación de Fiscales, mayoritaria entre las asociaciones de representantes del Ministerio Público, ha pedido este miércoles por medio de una carta a la fiscal general del Estado que sea la cúpula fiscal, y no el teniente fiscal del Supremo que la sustituye en los casos de abstención quien estudie las querellas presentadas ante el alto tribunal contra el Gobierno por la gestión del coronavirus.

Los fiscales ven clara la necesaria abstención de Delgado para estudiar las 36 denuncias y 15 querellas presentadas desde la declaración del estado de alarma contra distintos representantes del Gobierno puesto que antes de llegar al cargo fue ministra de Justicia con Pedro Sánchez.

Sin embargo, consideran que en la práctica no es lo que está ocurriendo y piden mayor transparencia, así como que el estudio de dichas querellas pase por la cúpula fiscal. «La sencillez y claridad de la situación de hecho expuesta no se compadece, sin embargo, con la articulación efectiva que se haya dado a esta cuestión y mucho menos con la transparencia que debe acompañarla. Y es que la abstención de la Excma. Sra. Fiscal General tendrá que articularse ab initio, es decir, tan pronto como los procedimientos indicados tengan entrada en Fiscalía. Así lo imponen las importantes funciones que se atribuyen al Fiscal General del Estado y que de ordinario no se residencian en la emisión de dictámenes o informes, sino en la dirección del Ministerio Fiscal como Jefe Superior del mismo, correspondiéndole impartir las órdenes e instrucciones convenientes al servicio y al orden interno de la institución y, en general, la dirección e inspección del
Ministerio Fiscal (artículo 22 EOMF)», se puede leer en el documento al que ha tenido acceso El Independiente.

«Neutralidad y transparencia»

La asociación se remite al artículo 15 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (EOMF) para reclamar la reunión de la Junta de fiscales de Sala que «asiste a la fiscal general del Estado en materia doctrinal y técnica». «La complejidad y trascendencia que se adivina en los procedimientos derivados de las denuncias y querellas referidas aconsejan, sin lugar a duda, la convocatoria de la Junta de Fiscales de Sala para garantizar el rigor técnico jurídico de los informes que hayan de emitirse y asegurar la efectividad del principio de unidad de actuación», afirman.

Piden prudencia para «preservar al Fiscal General del Estado por sustitución para el desarrollo de estas funciones de superior dirección y supervisión que quedarían huérfanas de titular y por lo tanto sin posibilidad de ejercicio si fuera él el encargado del despacho de los procedimientos».

En su misiva, finalmente, piden a Delgado que aclare su «efectiva abstención» respecto de estas querellas contra el Ejecutivo por la gestión del coronavirus porque «la observancia de las obligaciones legales es lo que se espera de las Instituciones del Estado y de quienes las representan, sin necesidad de invocaciones al efecto, además de ser exigible a todos, pero a mayor abundamiento, la necesidad de dicha abstención y de su publicitación
preserva a la Institución y evidencia con ello la neutralidad y transparencia que debe presidir la actuación de la Fiscal General del Estado».