Europa | Internacional | Política

La falta de acuerdo en la concertada provoca la primera derrota del Gobierno en su plan de reconstrucción

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. EFE

El Congreso de los Diputados ha rechazado el texto sobre políticas sociales de la comisión de reconstrucción, mientras que el de reactivación económica ha salido adelante, tan sólo por un voto de diferencia, mientras que el de Sanidad y Salud Pública y Unión Europea, han prosperado sin problemas gracias al apoyo del PP.

La unión por la enseñanza concertada del bloque más conservador ha sido el que ha provocado el rechazo del texto de medidas sociales, el más importante de los que ha presentado el Gobierno. PP, Vox, Cs, PNV y JxCat se han plantado ante la voluntad del Ejecutivo de coalición de destinar las ayudas únicamente a la escuela pública. El Partido Socialista y Unidas Podemos trataron hasta el último momento de salvar los muebles: ayer pactaron una enmienda transaccional con ERC que recogía la supresión del texto final de la mención a la educación pública en la frase «la totalidad del incremento de la inversión irá destinado a la educación pública».

El acuerdo con los republicanos trajo consigo el voto en contra de Ciudadanos, que ha argumentado que su ‘no’ se debía a que el Gobierno de Sánchez quiere excluir a los alumnos que estudian en los centros concertados de las ayudas que se van a dar. La votación de esta materia ha finalizado con 172 votos a favor, 175 en contra y una abstención y, al anunciar la presidenta del Congreso el resultado, los diputados de estas bancadas han desatado un sonoro aplauso. «Derrota de Sánchez e Iglesias tras su intento de excluir a la educación concertada y especial de las ayudas de la comisión de reconstrucción», escribía el vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Montesinos, en su cuenta de Twitter.

Salvo por la derrota La votación de los dictámenes de los grupos de trabajo de la reconstrucción social y económica del país no ha deparado grandes sorpresas. Tal y como Pablo Casado anunció a primera hora en la tribuna del Congreso de los Diputados, el PP se ha sumado al texto de Sanidad y de Unión Europea, tras conseguir algunas de sus peticiones como la creación de un grupo de reservistas sanitarios con los que reforzar las plantillas en caso de necesidad y de una Agencia Estatal de Salud Pública. También es importante el mensaje de unidad en torno a Europa, sobre todo cuando la Unión deberá liberar en los próximos años 140.000 millones de euros en subvenciones y préstamos.

En cambio, el primer partido de la oposición no ha respaldado el texto de políticas sociales ni el económico -el Congreso lo ha tumbado por 173 votos en contra frente 172 a a favor-, donde la aproximación ha sido imposible y vaticina el desacuerdo presupuestario, entre las críticas socialistas que arguyen que el Gobierno «ha cedido y acercado a las posiciones del PP para buscar el acuerdo. Para empezar, se creó una comisión parlamentaria. Hemos acercado posiciones. ¿Ha servido para algo? No. No se han movido de la estrategia», reprochan.

Sin embargo, el Ejecutivo, que apostó por sus propios pactos de la Moncloa, ha ido generando más críticos que adeptos. Ni siquiera ha conseguido el respaldo del PNV, que tan solo ha votado a favor del texto sobre la Unión Europea y ve tendencias «recentralizadoras» por parte de Moncloa en el resto de las materias. De hecho, ya ha comenzado a poner precio a su respaldo presupuestario cuando el protavoz del grupo vasco, Aitor Esteban, le ha espetado a Sánchez en la sesión de control al Gobierno de este miércoles que «no llame a la puerta del PNV» hasta que no cumpla los compromisos adquiridos en la Comisión mixta del concierto económico.

En cambio, los socialistas consiguieron el respaldo de ERC al texto sobre políticas sociales, el que se apeó Ciudadanos siendo el dictamen referido a la reactivación económica en el que se ha producido la votación más ajustada a pesar de contar con el «sí» de Ciudadanos y la abstención de los de Puigdemont. Junts ha votado sólo a favor del texto europeo, se ha abstenido en el económico y votado en contra en los otros dos, un mensaje, según fuentes del PdCat, destinado a que «el Gobierno se dé cuenta de que no tiene mayoría absoluta».

Sólo Ciudadanos, fiel a su giro estratégico de las últimas semanas se suma al consenso en torno a los dictámenes sobre Sanidad, Unión Europea y economía, todo ello en mitad de las críticas de los socialistas por su rechazo del texto de políticas sociales a pesar de que se cambió el redactado del capítulo que dejaba fuera a la escuela concertada de futuras inversiones. Para el Grupo Socialista el rechazo de los naranjas y del PP al dictamen sobre políticas sociales «es incomprensible» y «han prevalecido los intereses del partido por encima de los intereses generales». Ciudadanos replica con el argumento de que se adoptó el redactado de ERc «en lugar del nuestro, en del PP o el del PdeCat» que eran más parecidos.

Vox, por su parte, no ha sido una sorpresa. Tras levantarse de la comisión parlamentaria prácticamente al final de sus trabajos por entender que el Ejecutivo sólo buscaba «su exculpación» en la gestión de la crisis del coronavirus y no participar en las votaciones en comisión, sí ha votado en el pleno en contra de los cuatro textos, lo que ha descabalado las cuentas que había echado el PSOE.

Comentar ()