Política | Tribunal | Tribunales

El Govern pide 6 meses de cárcel y 4.600 euros a un independentista por lesionar en el dedo a un mosso

La Fiscalía rebaja la petición de indemnización a 1.500 euros pero pide dos años de cárcel por un atentado a la autoridad

Agentes de Mossos d'Esquadra desalojan a manifestantes que cortaban el tráfico durante las protestas de Cataluña.

Agentes de Mossos d'Esquadra desalojan a manifestantes que cortaban el tráfico durante las protestas de Cataluña. EFE

La Generalitat pide seis meses de cárcel y una indemnización de 4.609 euros a un independentista acusado de lesionar en el dedo a un cabo de los Mossos d’Esquadra a quien supuestamente empujó cuando le impedía dirigirse a cortar la Meridiana en protesta por la condena a la cúpula del procés.

En un escrito, al que ha tenido acceso Efe, la acusación ejercida por la Generalitat atribuye al joven independentista un delito de atentado a la autoridad, por el que solicita para él seis meses de cárcel, así como un delito leve de lesiones, por el que pide una multa de 720 euros.

Además, en concepto de responsabilidad civil, los servicios jurídicos de la Generalitat piden que se condene al independentista a pagar al cabo una indemnización de 4.609 euros, por el perjuicio personal causado al mosso durante los diez días que se vio impedido para desarrollar la totalidad de las actividades de su vida profesional y la mayor parte de las de su vida particular.

Por su parte, la Fiscalía solicita para el acusado dos años de cárcel y 1.080 euros de multa.

Los hechos ocurrieron el 19 de octubre de 2019, cinco días después de que el Supremo notificara su condena a los líderes del procés, cuando un joven que pretendía participar en uno de los cortes diarios de independentistas en la avenida Meridiana de Barcelona fue requerido por los Mossos d’Esquadra para que no sobrepasara la línea policial, con el objetivo de que no llegara a ocupar la vía pública.

Según el escrito de acusación de los servicios jurídicos de la Generalitat, un cabo de los Mossos se identificó repetidamente como agente de la autoridad e insistió en que los congregados no rebasaran el cordón policial.

El cabo cogió a una persona del grupo por el brazo para evitar que franqueara el cordón policial, momento en que el acusado, según la versión de la Generalitat, le empujó por la espalda, provocando que cayese al suelo, actuando con un falta de «respeto» y de «consideración debida» al policía.

Por efecto de la caída, el mosso, de 50 años de edad, sufrió lesiones en un dedo de la mano derecha, por el que estuvo 10 días impedido para desarrollar sus labores profesionales habituales.

En un comunicado, los colectivos Alerta Solidaria, Meridiana Resisteix y Nou Barris Combatiu han denunciado que la Fiscalía y la Generalitat «una vez más» vayan «de la mano» y acusen «conjuntamente» a un manifestante independentista.

Y exigen que la Generalitat retire «sus acusaciones contra el independentismo y contra cualquier miembro del movimiento popular que ha salido a la calle para defenderse de este sistema capitalista y patriarcal».

 Según estos colectivos, el joven acusado ahora por la Generalitat y la Fiscalía fue detenido por dos agentes de los Mossos que se le «lanzaron» encima y le llevaron a comisaría.

Comentar ()