El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha avisado al Felipe VI de que, igual que no dio resultado con Iñaki Urdangarin, ahora, ante la situación que vive el Rey émerito, tampoco bastará con intentar sacar «la manzana podrida del cesto» y ha añadido que lo «mínimo» que debería hacer Juan Carlos I es presentarse voluntariamente ante el juzgado para declarar por las presuntas irregularidades vinculadas a las obras del AVE a La Meca.

«Les va a salir mal esta operación, que ya nos suena a todos, de intentar desvincular la manzana podrida del cesto», ha asegurado Rufián en una entrevista concedida a Europa Press, en la que hace extensiva esta advertencia al Gobierno de Pedro Sánchez.

Rufián considera que Zarzuela intenta hacer con Juan Carlos de Borbón lo que en su momento hizo con su yerno, el esposo de la infanta Cristina. «Todo el mundo recuerda cómo en su momento el malo era Urdangarin» y se presentaba como víctimas al «pobre Juan Carlos y al pobre Felipe», rememora.

«Ahora, de repente, el malo es Juan Carlos cuando se ha publicado en la prensa internacional que Felipe sabía de los negocios de su padre, sobre todo de los chiringuitos que tenía en Panamá», añade, en referencia a la Fundación Lucum.

Para el portavoz de ERC, la Monarquía es «un problema endémico que tarde o temprano habrá que afrontar» e intentar salir al paso de que todo lo que está ocurriendo sacando al Rey emérito de la Zarzuela no servirá de mucho.

«Que este señor cambie de piso o de casa no deja de ser una operación de maquillaje; lo mínimo sería que se presentara ante un juez y si no lo hace aquí lo acabará haciendo en otro país», augura.

Además, insiste en la necesidad de que el Congreso abra una investigación parlamentaria al respecto, aunque asume que de momento no será así por el veto del PSOE. «Sería de primero de democracia», aduce, antes de advertir de que «a la izquierda cada vez le sale menos gratis vetar investigaciones de ese tipo».

Caso Dina, «un globo mediático»

ERC es uno de los grupos parlamentarios con los que ha unido fuerzas Unidas Podemos para pedir que el Congreso investigue el espionaje a políticos independentistas como el presidente del Parlament Roger Torrent y lo que los morados llaman «las cloacas» del Estado.

En esas «cloacas» enmarca Podemos el denominado ‘Caso Dina’ sobre el robo de la tarjeta telefónica a la exasesora del ahora vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, una de las piezas en la que ha dividido el ‘caso Villarejo’.

Preguntado por el ‘Caso Dina’, Rufián han rehusado contestar alegando que no tiene «ni idea» porque no le «interesa» y su formación rechaza participar de «globos mediáticos interesados» que, desde su punto de vista, sólo buscan «tapar otras cosas».