«I beleive that we will win» (creo que ganaremos). Con esa canción del cantante de origen hispano Pitbull ha concluido la Convención a través de América, la primera celebrada de forma virtual en la historia del Partido Demócrata. El candidato a vicepresidente, Joe Biden, ha asegurado: «Unidos podemos superar este capítulo oscuro en América. Elegiremos esperanza sobre el miedo, los hechos frente a la ficción, la honestidad frente el privilegio».

Joe Biden, que fue vicepresidente con Barack Obama entre 2008 y 2016, llevaba 32 años esperando pronunciar estas palabras: «Con honor y humildad acepto la nominación a presidente de los Estados Unidos de América».

Ha arrancado invocando la luz en nombre de Ella Baker, «una gigante del movimiento de derechos civiles». Baker decía: «Demos luz al pueblo y encontrarán el camino. Demos luz al pueblo». El candidato ha destacado que todas las elecciones son importantes, pero estas elecciones de 2020 son cruciales. «En la papeleta hay alma, compasión, ciencia, decencia y democracia».

El candidato demócrata ha eludido mencionar explícitamente a Donald Trump en su discurso, pero ha hablado del «presidente», para quien tiene una mala noticia sobre la pandemia: «No habrá milagros… En breve, hemos de hacer todo lo que debería haberse hecho desde un principio».

Ha prometido que desde el minuto cero pondrá en marcha un plan para combatir la propagación del coronavirus. Estados Unidos es el país con más número de casos y de muertos en el mundo. Según la Universidad Johns Hopkins, hay 5.573.847 positivos, una cuarta parte de los registrados en todo el planeta. Más de 174.000 personas han perdido la vida por esta enfermedad.

Joe Biden se ha comprometido a proteger la Seguridad Social y el Medicare, programas sociales que considera una «obligación sagrada» para los estadounidenses de la tercera edad.

Este presidente no asume responsabilidades, rechazar liderar, culpa a otros, elogia a los dictadores y corea a quienes atizan el fuego del odio y la división», dice Biden

Ya como candidato demócrata Biden ha acusado al presidente de haber fallado a la nación a la hora de gestionar la pandemia. «La tragedia no debería haber llegado a la dimensión que estamos sufriendo… Nos ha fallado porque no nos ha protegido. Ha fallado porque no ha protegido a América, y queridos americanos, esto es imperdonable».

Ha comparado al presidente Trump, que si sigue en la Casa Blanca seguirá haciendo lo que ha hecho en su primer mandato, según Biden, con su predecesor, Barack Obama, con quien compartió ocho años a cargo de los designios de Estados Unidos.

«Dejadme un momento para decir algo sobre lo que no hemos insistido lo suficiente. Gracias, presidente. Fuiste un gran presidente. Un presidente que nuestros niños pueden admirar. Nadie dirá esto del actual presidente… un presidente que no asume responsabilidades, rechaza liderar, culpa a otros, elogia a los dictadores y corea a quienes atizan el fuego del odio y la división».

Trump llama a Biden charlatán

Donald Trump ha contestado en tiempo real a su rival, Joe Biden. El presidente ha escrito en su red social favorita, Twitter: «En 47 años, Joe no hizo nada de los que ahora habla. Nunca cambiará, solo palabras». La próxima semana se celebra la Convención Republicana, de la que saldrá su confirmación a la reelección.

Trump lleva toda la semana haciendo comentarios sobre sus contrincantes en las urnas, a los que ha descrito como unos radicales izquierdistas con unos planes irrealizables que costarían muchísimo dinero al contribuyente. En un mitin esta semana lanzó un ataque preocupante. Aseguró que los demócratas solo ganarán si cometen fraude.

Uno de los videos más emotivos ha sido el homenaje a Beau Biden, el hijo del ex vicepresidente que murió en 2015 a los 46 años de un tumor cerebral. Fiscal general por Delaware, Beau Biden fue amigo de Kamala Harris, candidata a la vicepresidencia. Joe Biden siempre dice que Beau sigue guiando sus pasos.

«Beau está conmigo cada día. Si estuviera aquí esta noche, me diría: ‘Sé como eres’. Soy mejor persona gracias a él», ha escrito el ya candidato demócrata en su cuenta de Twitter.

También ha sido muy conmovedora la intervención de Brayden Harrington, un niño con problemas de tartamudez de 13 años. Brayden cuenta en un video cómo Joe Biden, que también ha sido tartamudo, le ayudó a superarse. «Me hizo sentir seguro de mí mismo», cuenta el adolescente, que conoció al ex vicepresidente en un acto de campaña en febrero pasado. Biden le recomendó un libro de poesía de Yeats con el que él solía entrenarse.

 De vencer a Trump el 3 de noviembre próximo, Joe Biden asumiría como presidente con 78 años recién cumplidos. La candidata a vicepresidenta, Kamala Harris, cumple 56 en octubre. Ya ha hecho historia como la primera candidata afroamericana y de origen asiático a la Presidencia por uno de los principales partidos.

Es una batalla por el alma de esta nación. Y esta batalla la vamos a ganar juntos. Os lo prometo», ha concluido el candidato demócrata

Su papel será especialmente relevante si los demócratas llegan al poder por su juventud, su experiencia y su determinación. Es poco probable que Biden opte a un segundo mandato.

Biden ha asegurado a los americanos que no les va a defraudar. «Si confían en mi, despertaré lo mejor de nosotros, nunca lo peor», ha dicho.

El ex vicepresidente ha concluido el discurso más esperado de su vida con pasión y vehemencia. «Porque el amor es más poderoso que el odio. La esperanza es más poderosa que el miedo. Y la luz más poderosa que la oscuridad. Es nuestro momento. Es nuestra misión. Que la historia permita que el final de este capítulo de oscuridad empiece aquí, esta noche, con amor y esperanza y luz, nuestras guías en la batalla por el alma de esta nación. Y esta es una batalla que ganaremos juntos. Os lo prometo».

Una vez terminada su intervención, su esposa Jill se ha unido al candidato, y también la pareja vicepresidencial, Kamala Harris y su marido, Douglas. Los cuatro, con mascarillas negras, han saludado al público como si estuvieran ante una concentración de miles de seguidores. Quedan 75 días para derrotar a Donald Trump en las urnas.