Política

El 77% de los presos en cuarentena por el coronavirus están en cárceles de Madrid

El centro penitenciario de Aranjuez alberga a 198 de los 431 internos que se encuentran actualmente bajo observación médica / El sindicato Acaip-UGT considera "preocupantes" las cifras y cree que Interior va tarde en la toma de decisiones

logo
El 77% de los presos en cuarentena por el coronavirus están en cárceles de Madrid
Cárcel de Aranjuez.

Cárcel de Aranjuez, uno de los siete centros penitenciarios que gestiona Interior en Madrid.

Resumen:

Primero en Upday

 

El 77 % de los internos que están actualmente en cuarentena por coronavirus en los centros penitenciarios gestionados por el Ministerio del Interior se encuentran en cárceles de Madrid, comunidad que tiene a casi el 5 % de su población reclusa actualmente bajo observación médica y una de las regiones afectadas por la suspensión temporal de los vis a vis.

De acuerdo con los datos difundidos este lunes por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, 431 presos guardan la cuarentena, 53 más que hace cinco días y 348 más que el pasado 8 de julio. Ello refleja que las prisiones no son ajenas a la evolución de la pandemia, en pleno rebrote mucho antes de la llegada del otoño.

Del total de los reclusos que se encuentran bajo observación médica, más de tres cuartas partes se localizan en tres prisiones de Madrid: Aranjuez (198), Valdemoro (89) y Alcalá Meco (46). Expresado en otras palabras, el 4,69 % de los internos preventivos o penados que se contabilizan en la actualidad en esta comunidad (7.094) están aislados de forma preventiva al compartir módulo con algún positivo ya confirmado, como marca el protocolo que se está siguiendo en la ‘nueva normalidad’.

El caso más llamativo es el de Aranjuez, que concentra en dos de sus módulos el 46 % de los presos en cuarentena que se contabilizan en todo el país (a excepción de Cataluña, la única comunidad con las competencias transferidas). Con una población formada por 1.147 reclusos (tiene 936 celdas), el 17,2 % de los internos de este centro está actualmente bajo observación médica.

Algunos de los presos que se encuentran en esta situación son los que participaban en un curso de peluquería, después de que se confirmara un contagio. La acción formativa se ha suspendido y se le están haciendo las pruebas al resto, han indicado fuentes de Instituciones Penitenciarias a este diario.

Desde que se levantó el estado de alarma el pasado 21 de junio, la prisión de Aranjuez suma cuatro positivos, tres entre los internos y uno de un funcionario. En reclusos contagiados le superan Alcalá de Henares-Meco (17), Ocaña-Toledo (6, todos ya de alta) y Valdemoro y Soto del Real, con 5 cada una. Tres casos acumulan también Zuera (Zaragoza) y Murcia II.

Casi el 5 % de la población reclusa en Madrid está actualmente en cuarentena

Fuentes de Instituciones Penitenciarias insisten en que la mayoría de los casos se registran en internos que ingresan de libertad o reingresan de permiso -éstos están obligados a seguir cuarentenas sanitarias de entre siete y diez días- y que mayoritariamente son asintomáticos, siendo éstos detectados al hacerles pruebas PCR.

Madrid fue una de las primeras comunidades en cuyas cárceles quedaron nuevamente suspendidas -desde el pasado 26 de agosto- las comunicaciones familiares, de convivencia e íntimas (los llamados vis a vis), manteniéndose tan solo las ordinarias (en locutorios tras una mampara) y reforzándose a cambio el sistema de videollamadas. Atendiendo a la situación epidemiológica de las zonas en que se hallan, esta medida es efectiva ya en los tres centros penitenciarios del País Vasco (Bilbao, San Sebastián y Álava); las dos prisiones de Málaga, Las Palmas de Gran Canaria y Ocaña (Toledo); y las cárceles de Pamplona, Logroño, Mallorca, Zuera, Valencia-Antoni Asunción, Almería y Arrecife (Lanzarote).

El sindicato Acaip-UGT considera que la Administración penitenciaria ha reaccionado tarde y achaca al mantenimiento de las comunicaciones con contacto personal -suspendidas ya en 23 cárceles por al menos tres semanas- del repunte. «Estamos ante una cifra verdaderamente preocupante. Ya avisamos en su momento de la necesidad de llevar a cabo medidas que evitasen la propagación de la enfermedad tras la finalización del estado de alarma», declara José Ramón López, presidente de Acaip-UGT.

Medidas inaplazables

Este sindicato envió un escrito el pasado 18 de agosto al secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, en el que le urgía a tomar medidas que ayudaran a conjurar el riesgo de un contagio masivo. Así, defendía la necesidad de que se anularan las comunicaciones íntimas, familiares y de convivencia, la prohibición de acceso al personal ajeno a Prisiones, la reducción de los traslados intercentros «a lo imprescindible» y cuarentenas preventivas a los internos que ingresan de libertad, tras disfrutar de un permiso o por traslado.

«No se puede engañar a la opinión pública, no se puede dudar ante una situación de crisis sanitaria de este calado. Hay momentos en los que parece que la Administración Penitenciaria ha olvidado que existe una crisis sanitaria por el mero hecho de no estar bajo el mandato de un estado de alarma», exponía López en dicha misiva. 

Acaip-UGT achaca a los «nervios» que se viven en las prisiones la agresión que sufrió un funcionario de Valdemoro el pasado jueves, cuando un recluso se abalanzó sobre él después de que el trabajador conminaba a otro interno a bajar el patio y éste se negaba. Sufrió lesiones en una mano.

Comentar ()