El Ayuntamiento de Valladolid ha decidido recurrir ante los tribunales la orden de la Junta por la que se adoptan nuevas medidas para tratar de frenar los contagios del Covid-19 en la ciudad. El consistorio entiende que éstas no están justificadas y afectan a derechos fundamentales. Esgrimen que son incoherentes con otras actividades que sí se permiten y causan perjuicios a personas y empresas contratadas en la organización de eventos durante los próximos días.

La casa consistorial asegura en un comunicado que, al contrario de lo afirmado por el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, no han sido consultados en ningún momento del proceso. Además, indican que no existe riesgo en las actividades programadas por el Ayuntamiento. «En todos los casos se limita el aforo, se establece una amplia distancia de seguridad y se controlan los accesos para evitar el contacto, como se ha comprobado en la reciente celebración del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle».

«La prioridad del Ayuntamiento es siempre garantizar la seguridad y la salud de todos los ciudadanos, y de hecho desde el 15 de marzo todos los actos previstos se desarrollan con esta premisa. Y cuando no se pueden asegurar esas condiciones no se realizan, como se demuestra en la suspensión de las Fiestas y Ferias de la Virgen de San Lorenzo», añade la nota.

Asimismo, el Ayuntamiento de Valladolid estima que las medidas restrictivas anunciadas sólo en Salamanca y Valladolid son «desproporcionadas porque no hay declaración del estado de alarma, una figura que ha rehusado la Junta de Castilla y León».

Los ejemplos de aplicación de las medidas de higiene y seguridad por parte del Ayuntamiento se localizan tanto en espacios abiertos como en los cerrados. Por un lado, el Teatro Calderón sólo permitirá la ocupación de 220 localidades de las 990 posibles. Por otro lado, en el patio de la feria únicamente se van a permitir 500 localidades al aire libre de las 9.000 posibles,

El Ayuntamiento de Valladolid lamenta la «deslealtad institucional y la falta de diálogo» por parte de la Junta de Castilla y León. Consideran que la Junta no ha consultado ni justificado la puesta en marcha de estas medidas que afectan a más de 300.000 personas, «lo cual evidencia la arbitrariedad en este tema».

El Consistorio recuerda que la programación de los eventos previstos durante el mes de septiembre ha sido consensuada por el Grupo de Trabajo del Ayuntamiento de Valladolid, en el que están PSOE, PP, Cs y VTLP (4 grupos municipales que representan a 26 de los 27 concejales)