Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, mano derecha de Pablo Iglesias, gurú económico de Podemos y pieza clave en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, se ha posicionado claramente en contra de la inminente fusión entre CaixaBank y Bankia.

«Es una noticia preocupante para la economía española», ha dicho Álvarez, que como el ministro Alberto Garzón ha llamado a no disminuir la participación del Estado en Bankia, que actualmente supera el 60% a través del FROB, pero que quedaría reducida a cerca del 14% tras la fusión.

Álvarez ha asegurado que la fusión supone «seguir profundizando la oligopolización del sector financiero», lo que ha calificado de negativo «para la competencia del mercado» y para «la estabilidad del sector financiero».

«La crisis anterior nos enseñó que tener entidades financieras ‘demasiado grandes para quebrar’ genera importantes riesgos para la estabilidad del sector: comportamientos de riesgo moral, de captura institucional…», ha continuado su análisis el gurú económico de Podemos.

El colaborador de Iglesias también ha alertado sobre las consecuencias de la fusión para la plantilla y ha llamado a que el Estado proteja el dinero del rescate bancario.

La posición de Álvarez, compartida por Podemos en su conjunto, anticipa otro choque con Nadia Calviño, la vicepresidenta económica que ha supervisado y dado su visto bueno a la operación.

La inminente fusión, además, ha sido recibida con entusiasmo en los mercados, que han impulsado las acciones de Bankia cerca del 30% y las de CaixaBank también por encima del 10%.