El juez del caso Púnica, Manuel García-Castellón, ha ofrecido al senador del Partido Popular, David Erguido, que acuda a declarar como investigado por beneficiar presuntamente a un empresario del mundo del espectáculo investigado en la trama de corrupción en distintas ocasiones desde su puesto de teniente de alcalde en Algete (Madrid).

Puesto que Erguido está aforado ante el Tribunal Supremo, el instructor le ha hecho el ofrecimiento y, si lo rechaza, tendrá que elevar una exposición razonada al alto tribunal para que le investigue.

El senador está entre los nuevos imputados (hasta 15) del caso Púnica en una pieza de investigación en la que se abordan los contratos otorgados por distintos municipios madrileños a la compañía Waiter Music de José Luis Huerta. Huerta es uno de los empresarios de la órbita del exconsejero madrileño y exalcalde de Valdemoro, Francisco Granados. Los investigadores tratan de despejar si su empresa recibió adjudicaciones una y otra vez por mediación del político madrileño en distintos ayuntamientos de Madrid a cambio de comisiones.

Distintos contratos en Algete

Precisamente el juez, como solicitaron las fiscales Anticorrupción, ofrece a Erguido la posibilidad de declarar como investigado para explicar por qué en el ayuntamiento de Algete, donde era teniente de alcalde, se trocearon distintos contratos para que fueran menores, evitar que la empresa Waiter Music tuviera que participar en concurso público y siempre fuera beneficiada.

Según los investigadores, tanto David Erguido como la alcaldesa del municipio, Inmaculada Juárez, participaron de esta irregularidad para beneficiar al empresario Huerta.

Confesó que el PP le pagó en ‘B’

José Luis Huerta es uno de los empresarios investigados en la Audiencia Nacional que ha confesado haberse beneficiado de supuestas prácticas corruptas por parte de alcaldes del Partido Popular por mediación de Francisco Granados que en aquel momento era secretario general del PP madrileño.

En marzo de 2018, Huerta relató en la Audiencia Nacional cómo el PP le pagó «en negro y con facturas falsas» el acto de cierre de campaña del Partido Popular madrileño en el año 2007 con el concierto de Azúcar Moreno e Iguana Tango en el Palacio de los Deportes. Facturó respondiendo a las indicaciones del gerente del PP madrileño, Beltrán Gutiérrez, gracias a la mediación de Francisco Granados, según contó en sede judicial.

Se trató del mitin de cierre de campaña en el que intervinieron Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón y cuyo coste habría alcanzado los casi 50.000 euros. Tres años después de la celebración de ese acto, reclamó el cobro de sus servicios. Según relató ante el juez, telefoneó a Edelmiro Galván, asesor de Granados, quien a su vez habló con éste para trasladarle que Huerta no había cobrado.

Según su versión, posteriormente le llamó el exgerente del PP madrileño, Beltrán Gutiérrez, y le dijo cómo tenía que facturar sus servicios. Según contó Huerta, éste le dijo que rellenara dos facturas con los conceptos «cena» y «montaje Alcorcón» para cobrar parte del dinero que le adeudaban. También le fue entregado un sobre con el resto del dinero en efectivo, según relató.