«Verán que tengo mi alma en La Habana/ no se me puede olvidar/ canto un tango y es una habanera/ la misma manera/ tan dulce y galana y el mismo compás… La Habana es Cádiz con más negritos/Cádiz, La Habana con más salero«. Con esta letra de Antonio Burgos y la embriagante música de una habanera nos trasladamos a la Cuba que verán los Reyes de España en la visita de Estado que arranca este lunes 11 de noviembre y durará hasta el 14 de noviembre.

Acuden los monarcas a las conmemoraciones del 500 aniversario de la ciudad de La Habana, la capital con una huella española más profunda del continente americano.

«La Habana es una de las ciudades más simbólicas de América, sobre todo para España. La presencia española es muy evidente. Es un buen momento para reflexionar cómo necesita renovarse. Otras ciudades han crecido de manera desordenada, han perdido su identidad. Conserva su identidad pero necesita reformarse. Tiene una esencia hermosa, de ciudad colonial», explica Isaac Risco, autor de Crónicas del deshielo, y corresponsal de la agencia alemana Dpa en la capital cubana entre 2011 y 2016.

Es el primer viaje de Estado de un rey español, ya que Juan Carlos I estuvo en la isla pero en una cumbre iberoamericana en 1999. También acudió a los funerales de Fidel Castro, pero nunca en visita de Estado. En este caso, el viaje tiene «marcado carácter institucional e histórico». Aún así no ha estado exento de críticas.

Críticas en el debate electoral

En el único debate entre los cinco principales cabezas de lista en las elecciones que se celebran este domingo en España salió a relucir la visita de los reyes. La oposición conservadora arremetió contra el jefe del gobierno en funciones, Pedro Sánchez. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, lamentó que Sánchez envíe a los Reyes a visitar «a la gerontocracia dictatorial de Cuba».

Albert Rivera, cabeza de lista de Ciudadanos, señaló: «Hay que defender las democracias, también en Latinoamérica. No podemos mirar hacia otro lado ante dictadores, no solo ante dictadores muertos, también hay que ser valiente ante dictadores vivos, que usted se esconde ante Maduro y los suyos».

Y hasta el líder de Vox, Santiago Abascal, que se estrenaba en los debates, reprochó al gobierno de Sánchez que se lleve a cabo el viaje de los Reyes a Cuba. «El Gobierno envía al Rey a Cuba y va a forzar una foto con los castristas, Maduro y Daniel Ortega… Yo agradecería que esa foto se la ahorrase al Gobierno de nuestra patria y sobre todo a nuestra Majestad, el Rey».

Pedro Sánchez, jefe del gobierno en funciones, que estuvo en Cuba el año pasado, contestó en el debate que la visita a La Habana de los Reyes se explica en el contexto del 500 aniversario de la ciudad de La Habana y no tiene carácter político.

Nunca antes La Habana había conmemorado su 500 aniversario y a eso van los Reyes», afirma el ministro Josep Borrell

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, también aclaró en una entrevista en la Cope que los 500 años de La Habana merecen una visita de los Reyes. «Nunca antes La Habana había conmemorado su 500 aniversario y a eso van los Reyes», remarcó Borrell, quien suele aludir a que han viajado a Cuba tres Papas, el presidente Obama, estuvo el presidente Hollande… ¿por qué no los Reyes de España?

Borrell ha dado especial relevancia también al homenaje que van a rendir los monarcas a los españoles que perdieron la vida en la guerra de la independencia.

El último día de su viaje a Cuba estarán en Santiago de Cuba, donde los marineros españoles comandados por el almirante Cervera perdieron el último vestigio del imperio español contra la armada estadounidense. Visitarán las Lomas de San Juan, donde perecieron los soldados de infantería.

España perdió más de 300 soldados y otros 2.000 fueron apresados por las fuerzas estadounidenses en la batalla naval de Santiago de Cuba el 3 de julio de 1898. El almirante Cervera acuñó aquella sentencia tan española: «Más vale honra sin barcos que barcos sin honra».

Los Reyes no van a coincidir con el líder bolivariano, Nicolás Maduro, o con el nicaragüense, Daniel Ortega, que acuden a las celebraciones el día 16 de noviembre. Su agenda comienza el 12 de noviembre con una ofrenda floral ante el memorial José Martí y después los recibirá el presidente, Miguel Díaz-Canel.

Acudirán a una exposición de la agencia Efe sobre la historia gráfica de España y Cuba en el Gran Teatro de La Habana. Concluye esa jornada con una cena oficial en la que no habrá discursos.

Ley Helms-Burton

En su segunda jornada en La Habana los Reyes van a pasear por La Habana Vieja, verán a la comunidad española en la Isla, y también a los empresarios, muy preocupados por la implementación del título III de la Ley Helms-Burton. Recientemente el gobierno español ha anunciado que rechaza todas las reclamaciones sobre intereses españoles en Cuba acogiéndose al reglamente europeo que estipula que menoscaban su soberanía.

El conflicto sobre este título III, suspendido hasta ahora por todas las Administraciones de EEUU desde su aprobación en 1996, surgió en mayo pasado cuando el presidente Trump decidió que entrara en vigor. De acuerdo a esta norma, cualquier ciudadano de origen cubano puede reclamar ante la justicia de EEUU propiedades que le fueron confiscadas por la Revolución castrista de 1959. Desde Meliá hasta Iberia están afectadas por esta cuestión.

Hermenegildo Altozano, socio de Bird & Bird y especialista en inversiones en Cuba, considera que «es muy importante que la visita se interprete como un claro apoyo a las inversiones españolas en Cuba y un rechazo a la política de EEUU con la implementación del título III de la Ley Helms-Burton».

No se entendería esta conmemoración de los 500 años de La Habana sin la presencia de los Reyes», dice Altozano

Añade que «no se entendería esta conmemoración de los 500 años de La Habana sin la presencia de los Reyes. La herencia histórica en Cuba es muy importante. Hay 300.000 cubanos con pasaporte español y casi no hay cubanos que no tengan algún abuelo español».

Para Altozano debería haber consenso entre las fuerzas políticas españolas sobre la relevancia de los lazos con América Latina, y especialmente con Cuba. «Nadie cuestiona que la Reina de Inglaterra vaya a visitar países con los que su país tiene vínculos históricos. España no puede condicionar sus relaciones con países de América Latina a los dirigentes que haya en cada momento».

No sólo los políticos de la oposición española han reclamado que se suspenda el viaje. También hay una campaña en change.org que denuncia que la visita de los Reyes es «una ofensa a los valores democráticos, al respeto de los derechos y más básicos, al pueblo español, y al pueblo cubano que lucha, en desventaja, por su libertad». A su vez se ha difundido el hashtag #MajestadNoVisiteCuba.

Encuentro con la sociedad civil

Los Reyes mantendrán un encuentro con representantes de la sociedad civil, pero no se verán con opositores ni con colectivos que plantan cara al régimen cubano. A Yoani Sánchez, por ejemplo, periodista y bloguera, el régimen cubano la considera opositora y no parte de esa sociedad civil que podrá acceder a los Reyes.

Amir Valle, uno de los autores de novela negra más reconocidos de Cuba, explica que hay una sociedad civil independiente que debería asistir a ese encuentro con los Reyes.

«Sería interesante que vieran a los representantes del Club de Escritores y Artistas de Cuba, que reúne a los que no están adscritos a las instituciones oficiales. Está dirigido por Jorge Olivera, y el vicepresidente es Ángel Santisteban Prats. También son parte de esa sociedad civil el Comité Ciudadano por la Integración Racial la Red de Mujeres por la Igualdad, el Centro Cultural Independiente Casa Flores».

Miguel Díaz-Canel ahora tiene un discurso anti talibán. Perdí la esperanza. Cuba sigue en manos de los Castro», señala Amir Valle

Autor de Habana Babilonia. La historia oculta de las jineteras, un estudio a fondo sobre la prostitución y la marginalidad en la capital cubana que fue prohibido por el régimen, a Amir Valle no le dejaron regresar a Cuba después de acudir a la Semana Negra de Gijón en 2005.

Tras seis meses en España, se instaló en Berlín gracias al apoyo de sus editores alemanes. «No soy un exiliado, soy un desterrado», apunta Valle, que ahora trabaja en la Deutsche Welle y en el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán como profesor de Ciencia Política. No era un disidente, dice Valle, simplemente un intelectual con un pensamiento propio.

Valle conoció a Díaz-Canel cuando empezó con responsabilidades políticas en Santa Clara. Su impresión de entonces era buena.  «Pero su discurso es ahora muy talibán. Ya desde que era delfín de Raúl Castro. Se ha radicalizado. Perdí la esperanza. He asumido que se considera una marioneta. Cuba sigue dominada por los Castro».

¿En qué momento se encuentran los cubanos ahora? Según Isaac Rico, «la sociedad cubana tiene ganas de apertura. Pasa penuria económica desde hace décadas. En la época de Obama hubo un momento que parecía que todo se abría y cambiarán las cosas. Eso se nota. Se siente la crisis más fuerte, no hay gasolina. Está dejando de llegar el turismo».

La sociedad cubana tiene ganas de apertura. Pasa penuria económica desde hace décadas y ahora bromea con la coyuntura», dice Risco

Los cubanos, que como los gaditanos tienen un sentido del humor a prueba de crisis, bromean ahora con «la coyuntura». Explica Risco cómo el presidente Díaz-Canel quiso espantar el fantasma de un nuevo periodo especial y aludió a que ahora la escasez se debe «a la coyuntura».

Visita a «los represores»

La oposición al régimen cubano ha querido llamar la atención de los Reyes. En una carta dirigida a los Reyes, a la que tuvo acceso el diario ABC, la opositora Rosa María Payá, hija del fallecido Oswaldo Payá, señala que sería un honor para el pueblo cubano recibirles, pero que «no estarán visitando al pueblo cubano, sino a sus represores… que mantienen más de 130 prisioneros políticos y que hace un mes ordenaron el arresto de José Daniel Ferrer García, el opositor más activo en la Isla».

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha lamentado la decisión de llevar a cabo la visita «porque pasa por alto la violación sistemática de los derechos y las libertades de los cubanos». Remarca a su vez cómo la represión ha empeorado en Cuba.

«El gobierno ni siquiera da signos de que en breve comenzará las reformas políticas y económicas que el país necesita con urgencia», añadía un comunicado reciente del OCDH. Este organismo ha demandado a España y a la UE que condenen la detención del disidente José Daniel Ferrer García.

«En los tiempos de Fidel se reprimía pero no de forma tan descarada como se hace en los últimos años. Ahora reprimen a personas que levantan la voz sin pertenecer a ningún partido político, solo por quejarse o expresar demandas sociales. Los dirigentes cubanos se sienten inmunes porque la UE, que podría ser el mayor agente de presión hacia Cuba, no actúa en el plano político en la isla», explica Amir Valle.

Detalla el autor de Las raíces del odio cómo «Cuba sigue siendo para España la joya más preciada de la corona. Los vínculos entre Cuba y España siempre han sido muy sentimentales, más que históricos o de otra índole. Nos sentimos en casa. Y los españoles también. Nos diferenciamos de otros países de América Latina. Eso ha influido en la política, excepto en el periodo de Aznar».

Todo esto forma parte de lo que no verán los Reyes. Esa sociedad civil independiente que es crítica con la situación, y como Amir Valle, es difícil de encasillar.

Tampoco podrán pasear más allá de la llamada ruta del Papa, es decir, la zona que se ha restaurado y que se muestra a los visitantes ilustres. Una de las últimas obras en las que se han acometido obras es el Capitolio. Disfrutarán de las explicaciones de Eusebio Leal Spengler, el gran historiador de La Habana.

Dice Eusebio Leal de esa ciudad por la que asegura que vagará eternamente. «La Habana es una ciudad viva, de sabiduría y de memoria: en esta metrópolis animada hallamos la acrópolis de la sabiduría que es el bello campus de la Universidad y el gran cementerio monumental, la necrópolis, bella también».

Sería muy recomendable, según Isaac Risco, que los Reyes en La Habana se acercaran a un mercado, según comenta el autor de Crónicas del deshielo, y que hablaran con cuentapropistas, los que están empezando con sus pequeños negocios.

Lecturas habaneras

Si quisieran completar su visita con lecturas, hemos elaborado una lista con ayuda de Isaac Risco y Amir Valle. La novela negra cubana, neopolicial cubana, merece especial atención para conocer la realidad de la Isla. Son tres los autores fundamentales: Leonardo Padura, Amir Valle y Lorenzo Lunar Cardedo.

Risco recomienda Habana Babilonia de Amir Valle. Es fruto de cinco años de estudio y salió a la luz a pesar de la persecución del régimen. Empezaron a circular copias clandestinas y ese retrato de las jineteras y todo el mundo a su alrededor, apoyado en datos, se ha convertido en un clásico de no ficción.

Descarnado y brutal es, a juicio de Risco, Pedro Juan Gutiérrez con su Trilogía sucia de La Habana. Y jóvenes valores serían Ena Lucía Portela y Carlos Manuel Álvarez, autor de La tribu.

En una entrevista en ABC, Leonardo Padura decía: «¿Por qué me voy a ir de Cuba? Yo llegué primero». Los Reyes también podrían contestar así. «Llegamos primero».