Internacional | Política

La cuarentena a los viajeros, una medida 'made in China' que traspasa fronteras

Varios países europeos, que han obligado a aislarse a quienes llegan del exterior, ya preparan corredores con países 'seguros'

logo
La cuarentena a los viajeros, una medida 'made in China' que traspasa fronteras
Extranjero llegada aeropuerto coronavirus

Un viajero, protegido con un traje especial, a su llegada al aeropuerto de El Prat desde Amsterdam. EFE

Resumen:

Hasta ahora quienes llegaban a España, incluso desde destinos donde las medidas sanitarias relacionadas con el coronavirus son deficientes, como zonas de guerra, ni siquiera pasaban por un control de temperatura. Curiosamente en países como Irak o Siria sí que controlaban a los que llegaban del exterior desde finales de febrero. Desde este viernes 15 de mayo España impone una cuarentena obligatoria a quienes procedan del exterior. El primer país que empezó a hacerlo fue China y muchos otros han seguido esta pauta.

El pasado 16 de marzo entró en vigor la cuarentena obligatoria para quienes viajaran a Pekín desde el extranjero. Este aislamiento forzoso de 15 días se pasa en instalaciones habilitadas por el gobierno. Hasta esa fecha esta medida se aplicaba solo a quienes procedían de países en riesgo.

«Quienes transmitan el virus ocultando información responderán ante la ley», decía entonces Chen Bei, funcionario del gobierno local de Pekín, citado en el South China Morning Post. A finales de marzo prohibió directamente la entrada a casi todos los extranjeros, incluidos los residentes.

Australia impuso la misma medida casi al tiempo, como anunció el primer ministro, Scott Morrison. Otro país que tomó la delantera en aplicar este aislamiento a los viajeros fue Portugal que lo empezó a aplicar el 20 de marzo.

En este mes de mayo Australia y Nueva Zelanda, modelo de gestión en la crisis del coronavirus, con la primera ministra Jacinda Ardern al frente, van a crear «una burbuja de viajes», un corredor para que pueda hacerse turismo entre los dos países a medio plazo. En Europa lo están planeando Estonia, Letonia y Lituania a partir del próximo lunes. Vietnam y Tailandia lo van a estudiar.

Casi dos meses después de imponerse las cuarentenas a los viajeros, China está empezando a permitir la vuelta a los ejecutivos de compañías extranjeras, afincados en el país asiático. Aún no va a conceder luz verde a sus familias. Cuando regresen, han de aislarse 15 días. Confían en China en abrirse de nuevo al exterior a finales de junio.

Habrá que estar muy pendiente de la crucial reunión de la Asamblea Nacional Popular del 22 al 30 de mayo porque se esperan anuncios.

En Corea del Sur la cuarentena a los viajeros se comenzó a aplicar el 1 de abril. Podía hacerse en edificios gubernamentales o en la propia residencia. Dos días más tarde Seúl expulsaba a ocho extranjeros que se negaban a respetarla.

Veto a españoles

Rusia fue uno de los primeros países que vetaron la entrada de españoles en el país, cuando España empezó a despuntar como uno los epicentros de la pandemia en Europa a finales de marzo.

La lista de países donde los españoles tenemos restringida la entrada es larga, desde Albania, Angola, Arabia Saudí, hasta Vanuatu, Venezuela, Vietnam, Yibuti, Zambia y Zimbabue.

De los que permiten el acceso obligan a la cuarentena Azerbaiyán, Benin, Eslovenia, Etiopía, Hungría, Islandia, Islas Cook, Mozambique, Nauru, Países Bajos, Papúa Nueva Guinea, y San Vicente y las Granadinas.

Europa busca cómo reabrir fronteras

Alemania introdujo restricciones a las entradas de viajeros procedentes de países fuera del espacio Schengen el 17 de marzo de 2020. Se amplió esta medida el 15 de abril, basándose en la recomendación aprobada por la Unión Europea, que afecta a todos los ciudadanos que no sean de la UE, ni de estados Schengen. Quedan excluidos los alemanes. Está vigente hasta el 15 de mayo.

El gobierno federal alemán y los Länder acordaron el 10 de abril que todos los ciudadanos alemanes, de la Unión Europea, y de países del espacio Schengen, o residentes en Alemania, estarán en cuarentena dos semanas cuando vuelvan a Alemania después de varios días en el extranjero.

Los Länder son los responsables de aplicar la decisión. Hay excepciones a esta norma como los trabajadores transfronterizos, el personal sanitario o de las Fuerzas Armadas y de seguridad.

Pero esta norma ha chocado con los tribunales alemanes de Baja Sajonia. El juez de Lüneburg ha dado la razón a un demandante que tiene una casa de vacaciones en el sur de Suecia. Exigía ser eximido de la cuarentena.

Esta decisión podría tener consecuencias en otros Estados federados, según ha publicado el Frankfurter Allgemeine Zeitung. Ha argumentado el juez que no se puede considerar a quien proceda del extranjero como un sospechoso solo por ese hecho.

Sin embargo, sí que parece posible que se reabra la frontera entre Francia y Alemania, y así lo habrían acordado la canciller, Angela Merkel, y el presidente, Emmanuel Macron. El plan estaría pendiente del visto bueno del titular del Interior, Horst Seehofer, de la CSU bávara. Si no hubiera prórroga, los controles expirarían este viernes 15 de mayo, según anticipa Handelsblatt.

Puente franco-británico

La mayoría de los viajeros que lleguen a Francia, excepto los europeos que procedan de algún país de la UE o del Reino Unido, han de respetar el aislamiento de 15 días desde este lunes 11 de mayo. Estará en vigor mientras se mantenga el estado de emergencia sanitaria, al menos hasta el 24 de julio.

La medida sí que afecta a los viajeros franceses que procedan de países que son «zonas de circulación de la enfermedad», que en realidad sería el resto del mundo.

En el caso del Reino Unido, la iniciativa está en estudio pero se prevé que se pueda imponer a finales de mayo. Afectará a todos los viajeros, salvo a quienes sean originarios del Reino Unido o de Irlanda.

Hay un plan, según The Sun, para que haya un corredor entre Francia y el Reino Unido. Sería un golpe de efecto de gran repercusión para Francia, uno de los destinos turísticos favoritos de los británicos.

Sin embargo, el ministro británica de Sanidad, Matt Hancock, ha dicho este martes que los ciudadanos británicos deberían hacerse a la idea de que no podrán viajar fuera del país en verano. «Es la realidad», ha confirmado.

Hay otros países que imponen cuarentena a los recién llegados del exterior en Europa: Bulgaria, Italia, Finlandia, Lituania o Dinamarca.

Pasillos entre ‘zonas seguras’

¿Hay alternativas a esa visión del ministro británico de Sanidad? Europa ha de prepararse también a la vez para el día después, simultáneamente. Para lograrlo la Comisión Europea va a recomendar este miércoles una reapertura de fronteras gradual, que comience por los países de la Unión Europea con «perfiles de riesgo similares», según un borrador al que ha tenido acceso The Guardian, y que se ha colgado en la web Euractiv.

Efectivamente en la Unión Europea hay países muy azotados por la pandemia, como Italia, España, o Reino Unido, y algunos que han contenido los contagios y las muertes, como Grecia, Portugal o República Checa, por ejemplo.

«Las restricciones a los viajes deberían levantarse en zonas con una situación epidemiológica similar y donde haya capacidad suficiente en los hospitales, test, y posibilidad de hacer rastreos», señala el documento.

En esta línea, dos profesores, de matemáticas y Economía, han elaborado un informe para Esade en el que abogan por establecer conexiones entre las zonas verdes (virus bajo control) de diferentes países europeos a través de una red de regiones, certificada por las instituciones comunitarias. Los autores de este PolicyInsight de Esade son Miquel Oliu-Barton, profesor de matemáticas de la Universidad Paris-Dauphine, y Bary Pradelski, profesor de Economía en el CNRS.

Se basan en la premisa de que muchos estados miembros de la UE han iniciado la desescalada por regiones. Según los autores, «bien articulada y con las suficientes garantías, esta propuesta podría salvar la temporada turística de verano en el sur de Europa, mitigando así los enormes costes económicos que el cierre al turismo internacional podría ocasionar para estos países». Es decir, se trataría de promover el turismo dentro de la UE, especialmente entre la zonas que logren cumplir con unos protocolos mínimos.

Están estudiándose planes para rescatar el turismo, o parte de sus ingresos, que suponen el 10% del PIB, y varios puntos más en Grecia, Italia, España o Croacia. Grecia busca vías también con Bulgaria y varios países balcánicos. Grecia confía en que los hoteles reabran a mediados de junio y empiecen a llegar turistas el 1 de julio. En esta ocasión, a diferencia de 2008, Grecia está entre los mejores de la clase.