Mallorca es el gran amor de los alemanes. Lo consideran el Land número 17 y hasta han acuñado un término para referirse a la isla de las Baleares, Malle, una manera de hacerla aún más suya. El sueño de todo alemán pudiente es comprarse una casa en Mallorca, y no solo ir allí de vacaciones. Cada año peregrinan a la isla unos 4,5 millones de alemanes. Como si fuera su Meca.

El coronavirus está trastocando los planes de vacaciones de muchos en Alemania. Ni siquiera los más ricos y famosos se libran de los límites que impone la pandemia. Todos, VIPs o Promis (en alemán) y gente corriente sueña con veranear en el Land número 17. La República Federal tiene 16 Länder, que tienen las competencias en sanidad y educación, clave en esta pandemia.

De Mallorca cayeron rendidos el tenista Boris Becker y la topmodel Claudia Schiffer, que hablaba de su «querida isla». Becker se enamoró de Mallorca en un torneo en 1997 y construyó una bellísima casa llamada Son Coll en Artà.

Recientemente han desalojado a una familia de la residencia de invitados. Después de problemas sobre los permisos de construcción, dejó de frecuentarla. Solo se recuerda una fiesta suya memorable en 2008.

La modelo Claudia Schiffer también disfrutó de veranos de ensueño en la isla. Tenía su residencia en Camp de Mar, y solía dejarse ver en los locales mallorquines. Vendió su propiedad en 2005 pero siguió yendo hasta 2017 a una casa de sus padres, con quienes empezó a ir siendo niña.

Celebridades del deporte y del espectáculo

El actor Til Schweiger (ex de la modelo Dana Carlsen) y el productor de televisión Dieter Wedel también tienen propiedades en la isla. Til Schweiger compró en 2013 un villa en la Sierra Tramuntana.

Otro habitual de la isla es el cantante Herbert Grönemayer, con casa en Sóller, al igual que su hermano el médico Dietrich, autor de bestsellers, o la ex estrella mediática Sabine Christiansen.

Algunas celebridades han invertido en Mallorca. En abril de 2019 lo hizo el ex futbolista Mario Basler, quien montó un negocio, MB30, una combinación de restaurante, bar y sala para ver fútbol, con otros socios. Seis meses después, en febrero de este año lo ha cerrado porque no ha salido adelante.

Mario Basler, que jugó con el Werder Bremen y en el Bayern de Múnich en los 90, se ha reconvertido en un showman. Con su Basler Ballert ha recorrido Alemania rememorando su época como jugador.

Hay quienes se quedaron en Mallorca como el actor Jörn Schlönvoigt, la cantante Patricia Kelly o el empresario inmobiliario Marcel Remus, como señala el diario Bild, siempre atento a los movimientos de los Malle Promis (celebridades de Mallorca).

Las mayores fortunas alemanas

Las mayores fortunas de Alemania pusieron sus ojos en la isla balear hace tiempo. La familia de Karl y Theo Albrecht, fundadores de la cadena de alimentación Aldi, sexta fortuna de Alemania con 16.000 millones.

Klaus Kühne, en el puesto número 11, con 8.000 millones, es propietario del hotel Castell de Son Claret. Es dueño de una empresa de transporte muy conocida en Alemania, Kühne & Nagel y de la naviera Hapag Lloyd. Este empresario ocupa el puesto 45 en el top 100 de los más ricos de Alemania, según informaba Ultima Hora.

Las Baleares son algo más que un parque temático para inversores inmunes. Es el hogar de niños que entienden que no es momento de juegos», dice Alice Weber

Algunos propietarios alemanes, en concreto 180, se mostraron muy airados cuando se decretaron las medidas de confinamiento en la isla. En abril pasado el empresario alemán Ralf Becker, propietario de la empresa Scharpf Sicherheitstechnik, abanderó esta protesta con una carta a la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, en la que exigía que se reabrieran las islas a los extranjeros con propiedades allí y que se les permitiera jugar al golf. Armengol les contestó a todos y les dijo que las medidas eran necesarias.

Otra alemana, Alice Weber, les contestaba de forma menos diplomática. Weber es concejal en Inca desde hace años. Weber les decía a sus compatriotas: «Las Baleares son algo más que un parque temático para inversores inmunes. Lo que para ustedes es una isla de fantasía y lujos es el hogar de muchos niños, que hoy se recluyen en casa, porque al contrario que ustedes, entienden, que no es momento de juegos».

Ahora, cuando Baleares ha respondido bien a esas medidas, la jefa del gobierno balear, Francina Armengol, sueña con un verano con alemanes. Armengol ha pedido que se abran «rutas aéreas seguras» y ha recordado que las islas «necesitan el turismo como el aire».

La aplicación de un periodo de aislamiento de 15 días a todo aquel que llegue a España, que entra en vigor este viernes 15 de mayo supone un duro golpe a las aspiraciones de los mallorquines y de los alemanes.

La cuarentena a los viajeros ha de durar lo menos posible», señala el conseller de Turismo de Baleares, Iago Negueruela

«La medida ha de durar lo menos posible», ha señalado el conseller de Turismo, Iago Negueruela, después de la videoconferencia que mantuvieron el martes con la ministra de Turismo, Reyes Maroto.

El comisionado de Turismo del Gobierno alemán, Thomas Bareiss, ha dicho esta semana que aún tenía esperanza de que los alemanes puedan veranear este verano en las islas Baleares, o en las islas griegas.

Baleares, destino ‘seguro’

En una entrevista, publicada el martes, en Der Tagesspiegel, Bareiss ha señalado que si bien descartaba viajes a destinos lejanos, veía factibles, si seguía la situación bajo control, a lugares donde el contagio está controlándose. Citaba Baleares, pero no el resto de España.

Los tour operadores alemanes, encabezados por TUI, antes de que el gobierno español anunciara la cuarentena, tenía previsto retomar la venta de paquetes de vacaciones con destino a Baleares y Canarias. Los alemanes diferencian entre Madrid o Barcelona, aún en fase cero y con gran número de casos y fallecidos, y las islas, tanto Baleares como Canarias, ya en fase 1.

Calculaban los tour operadores con que los turistas pudieran empezar a viajar a las islas a finales de junio. La compañía aérea Lufthansa había anunciado restablecer los vuelos a Mallorca el 1 de junio.

Eurowings tiene previstos este mes siete vuelos desde Düsseldorf, seis desde Colonia-Bonn. También a diario salen aviones desde Hamburgo y seis veces a la semana desde Múnich. Se han mantenido algunos vuelos hasta ahora, principalmente desde ciudades alemanas.

De acuerdo con datos de la Delegación del Gobierno sobre vuelos internacionales, citados por Diario de Mallorca , del 5 al 11 de mayo hubo 24 vuelos en los que salieron por Son Sant Joan 454 viajeros y otros 24 vuelos en los que llegaron 263 pasajeros. Los destinos son casi todos ciudades alemanas. Puede volarse por motivos laborales o si se justifica la residencia.

De ahí que las autoridades de Baleares insistan en que la cuarentena ha de ser una medida provisional. Si no se levanta pronto, la economía de las islas quedará destrozada. Ya se prevé una caída del 30% del PIB del archipiélago y es uno de los enclaves de España con más desempleo.

Viajes entre ‘zonas verdes’

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles un plan que coincide con los planes de las autoridades regionales de Baleares. Sería una desescalada por fases.

Una vez pasada la fase inicial, se anima a que haya viajes entre las regiones europeas que tengan una seguridad sanitaria similar, zonas verdes, según la denominación de las aplicaciones de salud usadas en China. En este sentido, la presidenta regional y el conseller de Turismo habían empezado a establecer contactos con los Länder alemanes con condiciones parecidas.

Alemania es uno de los países que ha gestionado con más acierto la crisis del coronavirus en la Unión Europea. De todas maneras, el gobierno federal sigue alerta, y muy pendiente de que la ratio de contagio no supere el 1, es decir, que cada persona que dé positivo no contagie a más de uno, como bien explicó la canciller federal, Angela Merkel, científica de profesión.

Hay varios factores que explican el éxito, de momento, de Alemania. Es uno de los países más avanzados en tecnología y ciencia, lo que ha hecho posible realizar cientos de miles de test desde el principio. Además, el número de camas UCI por habitante es el mayor de la UE, cerca de 30.

A ello se suma la empatía y el acierto en la gestión de la canciller Merkel, que está recibiendo un gran respaldo popular. Su partido, la CDU, cuenta ahora con un 40% del respaldo, lo nunca visto en años.

La pandemia estará con nosotros algún tiempo», ha declarado la canciller Angela Merkel en el Parlamento

En Alemania, el confinamiento no ha sido tan extremo como en España, pero sí se han establecido medidas de aislamiento, sobre todo dirigidas a los más vulnerables. Sí se cerraron fronteras salvo para trabajadores transfronterizos y empleados de servicios esenciales.

En su intervención este miércoles ante el Parlamento federal, Merkel ha dicho: «La pandemia estará con nosotros algún tiempo». Ha señalado que el objetivo de su gobierno y de la mayoría de los europeos es levantar los controles fronterizos a partir del 15 de junio. Previamente, el ministro del Interior, Horst Seehofer, anunció el levantamiento gradual de los controles a partir del sábado.

Hay mucho interés entre los famosos y menos famosos por establecer esos puentes seguros con el Land número 17.

Un amor alemán

¿De dónde viene esa devoción alemana por Mallorca? Dos alemanes han narrado una bella historia sobre cómo la isla fue una referencia para los intelectuales que huían del nazismo en los años 30. Relatan la relación de los alemanes con Mallorca a través del siglo XX y cómo se convirtió en el gran foco turístico que es hoy en día. O lo era antes del coronavirus.

Cala Ratjada, en Mallorca, se convirtió a principios del los años 30 del siglo pasado en un oasis intelectual para unos 2.000 alemanes que se establecieron en la isla, a donde llegaron huyendo del nazismo. Así lo cuentan Daniel Guthman y Christian Buckhard, en su documental Mallorca, eine deutsche Liebe, emitido en la cadena alemana ZDF en la primavera de 2018.

Aquellos alemanes de los 30 eran conocidos por sus «costumbres alocadas» y disfrutaban del ocio nocturno en el Wikiki Bar. Algunos judíos que habían salido de la Alemania nazi tuvieron que volver a huir cuando venció Franco. El dictador organizó viajes entre 1938 y 1939 para sus aliados los nazis.

En los años 50 a los alemanes les resultaba caro viajar a Mallorca. Muchos llegaban hasta las Baleares en coche y barco. En los 60 llega la gran explosión del turismo alemán. Los jubilados descubren que es un lugar ideal para pasar el interminable invierno alemán. Un cantante alemán, Rudi Carrell, al estilo de Georgie Dann hizo más famoso aún el destino.

En los últimos años hay menos glamour y más hordas como las que están de fiesta interminable en Ballermann, el lugar emblemático del turismo barato y masivo. El coronavirus quizá haya acabado también con Ballermann.