Martes y Trece, Millán Salcedo como Encarna Sánchez en el gag de la empanadilla de 1986

Martes y Trece, Millán Salcedo como Encarna Sánchez en el gag de la empanadilla de 1986 TVE

Series y Televisión | Tendencias

De la empanadilla a Telepasión: momentos de la TV en Navidad

Los errores de las campanadas, Sabrina, Marte y Trece, Gala Queridísimos de Telecinco, Telepasión… la nostalgia de las navidades pasadas en TV



En este vídeo repasamos desde lo más recordado (la empanadilla de Martes y Trece o el pezóngate Sabrina) al villancico de Rosa María Mateo o María Rey en Farmacia de Guardia. Telepasión Española, las campanadas de Marisa Naranjo, las de Chiquito o las de Carmen Sevilla, además de las eternas de Ramonchu o las de las televisiones locales.

 

Hay quien quizás, por edad, ni se haya planteado que la empanadilla es un plato típico de Móstoles. O quién fue Encarna Sánchez. Incluso quizás no imagina con quién habla Millán Salcedo con peluca. También puede resultar extraño que prácticamente media España estuviera pegada a un televisor durante la Nochevieja monocanal. Pero Martes y Trece fue una institución de los añonuevos, con permiso de Los Morancos o Cruz y Raya. La Navidad ha estado plagada de grandes momentos azarosos, como los errores en las campanadas o bien medidos, como el Blue Moon de Julia Otero en Telepasión.

En 1988 Javier Gurruchaga tomó las riendas de la diversión durante la última noche del año. Y la lió. Mucho. Hoy nos parece naif aquel sketch en que una cena de gala se llenaba ventosidades, pero en aquel tiempo supuso su destitución fulminante. Se acabó para siempre su programa Viaje con Nosotros. Aquella cena a lo Marco Ferreti en un programa carísimo terminó siendo la última. Y eso que Gurruchaga tomaba el testigo de otra nochevieja escandalosa.

Los escándalos de Sabrina y Gurruchaga en 1988 encumbraron los años siguientes a Martes y Trece

Sabrina Salerno era la estrella del Boys, boys. El programa Super 88, del realizador Hugo Stuven, fue un especial grabado que pasó a la historia por adelantarse 16 años al «pezóngate» de Janet Jackson. El pezón que asomó por los cuatro tercios catódicos de aquella España bicanal fue un escándalo, al ritmo de Hot Girl . Sobre todo, porque el realizador lo pasó a cámara lenta. Según comentó él a Icon, se recreó en el pecho que salió de su corpiño por ausencia de otras imágenes y con el beneplácito de la directora del canal, Pilar Miró. A Sabrina, claro, le pareció asqueroso, pero terminó perdonándolo.

Martes y Trece serían durante los siguientes ocho años los reyes indiscutibles, con la excepción del 93. Sentaban entre 6 y 10 millones de personas delante del televisor, incluso ya con las privadas en marcha. De la mano de Julia Otero y Xavier Manich, Televisión Española se inventaba entonces Telepasión para que no se acabase el mundo.

Del VIP Nochevieja a Cantando se entiende la basca

La pantalla amiga tiró durante sus primeros años de sus grandes éxitos nocturnos: el Hablando se entiende la basca, o el omnipresente VIP y el Tuttifrutti de las Mamachicho con Cruz y Raya, que no volverían a La Primera hasta 1999.

Antena 3, la primera de las privadas tenía básicamente un megahit y se llamaba Farmacia de guardia. Antonio Mercero, su creador, sólo hacía cameos por estas fechas. Junto a los presentadores de los informativos de 1991 (Fernando González Urbaneja, Luis Herrero y José María Carrascal), el director de la cadena, Jesús Hermida, y el locutor Rafael Benedito cantaron el Tamborilero.

Las mujeres también tuvieron su villancico en 1992. Las presentadoras Olga Viza, Mercedes Milá, María Rey y Rosa María Mateo formaron un coro Fun, fun, fun glosando tiritas y agua oxigenada.

Ahí vienen los cuartos… ah, que no

Las campanadas merecen capítulo aparte. Hasta 1987 era la mítica voz de Matías Prats Cañete la que lo retransmitía. En Cataluña, Angel Casas y Joan Manuel Serrat, pero lejos de la Puerta del Sol para TV3.

Pero si por algo las recordaremos será por sus errores: Marisa Naranjo confundió los cuartos con las campanadas, en un error antológico que inauguró el 1989. Algo parecido le pasó, años después a una Irma Soriano (Antena 3) que apenas podía escuchar el sonido del reloj. Similar problema tuvieron en esa cadena Pepe Carrol y Chiquito de la Calzada, quienes dieron las campanadas desde un estudio con un chroma infame con una recreación de la Puerta del Sol detrás. Entre las últimas pifias, la de Canal Sur en 2016, cuando entró un bloque de publicidad en medio de las doce uvas.

Por lo demás… Ramonchu y Anita. Ramonchu y Anne. Anne y otros. Así han sido los últimos años en TVE en que se ha repetido el esquema de presentador en esmoquin con presentadora muerta de frío y transparencias polémicas (La Sexta). Como contábamos en esta otra historia de los anuncios, quizás ya no nos interese tanto el anuncio que inaugura el año y, dada la globalización de las tradiciones, quizás en un tiempo la tele de Navidad sea también bajo demanda. Quién sabe si un día veremos las campanadas por Netflix.

Comentar ()