Mila Ximénez, una de las colaboradoras más mediáticas y veteranas de Sálvame ha anunciado esta misma tarde en directo, a través de una llamada telefónica, que le habían detectado un tumor, y concretaba «tengo un cáncer de pulmón».

Después de unos días de ausencia en el programa que habían generado una inquietante preocupación entre los usuarios de redes sociales y sus propios compañeros de medio, la colaboradora se ha visto en la obligación de despejar todas las dudas surgidas: «Estoy muy jodida. Cuando me dijeron que no se podía operar me dio mucho miedo», explicaba entre lágrimas.

«Me ha tocado y vamos a salir de esta», apuntaba Mila, demostrando así que su fuerte carácter aún sigue intacto. «Cuando el médico me dijo que se me podría caer el pelo le dije que eso ahora mismo me importaba una mierda, que solo quería que me salvara», explicaba.

En 2015, ella misma se enfrentó a un tumor en el útero de más de ocho centímetros, que le habían encontrado en una de las revisiones exhaustivas a las que se someten los participantes antes de ir a Supervivientes. La operación fue más complicada de los esperado, pero finalmente pudo dar buenas noticias: «Era un tumor benigno. Estoy limpia».