«En la cabeza de un fanático sólo hay dos tipos de periodistas: los que resultan útiles y los que estorban». Este contundente mensaje de Carlos Alsina fue sólo una muestra más del apoyo unánime de los profesionales de la prensa de España a Vicente Vallés, después de que Podemos pusiese al periodista en la diana con unos ataques insólitos suscritos incluso por el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

El motivo fue que el periodista y director del informativo nocturno de Antena 3, finalizado un vídeo en que la dirigente de Podemos, Isa Serra, afirmaba que existía «una campaña contra Podemos a partir de las cloacas del Estado», añadió que es el mismo discurso que acuñó la formación morada en las pasadas elecciones y que esa campaña, «de existir, no ha evitado que Podemos esté en el poder ni que su líder sea vicepresidente del Gobierno», ciñéndose a los hechos en torno a las sombras en torno al ‘caso Dina’ que salpican al propio Iglesias.

Si la máxima del periodismo es la búsqueda de la verdad sin tintes ideológicos, Vallés es un buen exponente de ello. La hemeroteca puede jugar malas pasadas a los que hoy apuntan al periodista de Antena 3 como parte de las «cloacas del Estado» para perjudicar a un partido político. Y es que no hace demasiado, Vallés era también célebre por sus cortes y ‘zascas’… a Mariano Rajoy.

A principios de 2015, cuando el foco mediático comenzaba a situarse en los escándalos de corrupción del PP y el Gobierno se tambaleaba tras la salida de dos ministros -Alberto Gallardón, entonces titular de Justicia; y Ana Mato, de Sanidad- Vallés ya lanzaba su dardo contra el entonces jefe del Ejecutivo, del que afirmaba que «nunca le ha gustado el ruido mediático» porque «los medios de comunicación le resultan perturbadores».

Para Rajoy, «los titulares de prensa son un inconveniente», denunciaba entonces el periodista en un espacio de análisis en el informativo de la misma cadena. «Los evita siempre que puede», continuaba. Entonces, como hoy, Vallés se remitía a los hechos informando de que el ex presidente del Gobierno «sólo quería que se hablara de una progresiva recuperación económica, pero ya es inevitable que su mandato se recuerde por la corrupción», lanzaba.

Y no es el único corte que protagonizó el periodista. De hecho, uno de ellos tuvo una gran repercusión en redes sociales por el propio contexto en que tuvo lugar: el debate a cuatro, el primero en la historia de nuestro país, que tuvo lugar antes de las elecciones generales de 2016 entre Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Vallés se ganó los elogios de más de uno en redes sociales, muchos en el entorno de Podemos, cuando preguntó a Rajoy si iba a realizar más recortes, algo que el ex presidente negó. «Ha dicho que no va a recortar nada. Es lo mismo que prometió hace cuatro años y medio», respondió el periodista, una respuesta que pilló a traspiés al candidato del PP. «¿Qué prometí? ¿Que no iba a recortar qué?», intentaba salir del paso Rajoy.