Los veranos han cambiado, y con ellos la música, las tendencias de moda, los destinos favoritos y hasta el consumo de televisión. Los espectadores se han vuelto más individualistas y elitistas, y los programas frescos para ver en familia probablemente no tendrían el éxito que estos si cosecharon en su momento. Ahora las televisiones apuestan menos por programas de producción propia, y prefieren ofrecer refritos, ficciones extranjeras o series que no funcionaron durante la temporada.

Pero para muchos, será imposible borrar el recuerdo que han dejado en las pupilas y los corazones las noches de verano en la playa o en los pueblos, acompañados de los abuelos o los primos viendo Grand Prix. De la misma forma, las mañanas de los niños de hoy en día, que cuentan con televisión ‘a la carta’ son diferentes a las que muchos otros recordarán ‘Colacao’ en mano embobados siguiendo El Club Megatrix en directo desde el Aquópolis.

Sea como fuere, la televisión ha cambiado y la gente también. Sin embargo, recordar programas de Arena Mix probablemente remueva carcajadas y ver a una desconocida Tamara en Lluvia de estrellas sorprenda a más de uno. La tele evoluciona a pasos agigantados, pero el frescor de estos programas probablemente siga aliviando el calor de los veranos con su recuerdo: