Gente | Series y Televisión

'Cantora: La herencia envenenada' revela todo lo que pasó el 2 de agosto: "Entré en estado de shock"

Voluntades incumplidas, préstamos, embargos, empresas, delitos… Kiko Rivera se ha sentado en Cantora: La herencia envenenada y ha hecho historia en la televisión y el mundo del corazón con sus contundentes, y hace unos meses impensables, confesiones acerca de su madre, Isabel Pantoja.

Han sido tantas las frases, las insinuaciones, las acusaciones y las revelaciones, que el pequeño de los Rivera ha lanzado, que es prácticamente imposible abarcarlas al completo. Sin embargo, estas son algunas de las claves de esta inesperada e inolvidable emisión.

“Me parece lamentable que tenga que venir a un programa de televisión para enterarme de cosas que mi madre no se ha atrevido a contarme. Me han engañado y me han robado a sabiendas de que lo estaban haciendo»

«No voy a poder perdonar a mi madre y mi padre desde donde esté, tampoco. No hay explicación a lo que ha hecho, no existe razón lógica. Lo que yo he descubierto es de una persona que tiene un problema, una persona que está cegada por el dinero. En la escala de valores de mi madre está antes el dinero que sus hijos“

En estas declaraciones, Rivera hace alusión a un robo, que más tarde ha definido como «trama» por la cual la Pantoja habría engañado a su hijo, a los hermanos por parte de padre de este y a la justicia, y habría sido orquestada por ella misma, Agustín Pantoja y Ramón Calderón, el abogado que defendió los intereses de Kiko cuando era un niño en el reparto de la herencia de ‘Paquirri’. 

“En 2015 firmé un documento que mi tío Agustín me pidió para salvar a mi madre de la cárcel, pero no sabía para que se iba a firmar», explicaba, “cuando se pide una hipoteca de Cantora de 50 millones de pesetas, aún no es de nadie, legalmente no se podía hacer. Después pide otro crédito de 35 millones de pesetas. Es decir, 85 millones en total. Años más tarde, otra hipoteca de 2,7 millones de euros. Llevo hipotecado desde que tenía dos años, eso es imperdonable en una madre. Mis abogados tendrán que investigar dónde han ido esos 85 millones”

Sin embargo, después de una noche repleta de emociones, en la que se han vivido momentos como la llamada de Fran Rivera a su hermano en directo rompiéndose, las insinuaciones de Kiko sobre la orientación sexual de su tío Agustín y sobre la relación «especial» entre su madre y Encarna Sánchez… Llegó el gordo. Salió a la luz lo que habría ocurrido el 2 de agosto de 2020 en Cantora. Aquello que provocó que la relación madre e hijo se rompiera para siempre y que este comenzara una profunda investigación sobre su herencia, las actividades financieras de su madre y pusiese el tema en manos de la justicia.

Jorge Javier Vázquez se ha atrevido a contarlo todo después de recibir un mensaje del reportero José Antonio León, autorizándole: «A la 1:32 de la madrugada me cuenta que en Cantora el 2 de agosto se abrió la habitación de Paquirri, que estaba siempre cerrada, y Kiko vio que estaba absolutamente todo lo de su padre. Cuando en su día se denunció el robo».

Isabel Pantoja en su día alegó que habían robado esas pertenencias como pretexto ante la solicitud de sus pertenencias de los hijos mayores de Paquirri, Francisco y Cayetano, que reclamaron durante años sus bártulos. Asimismo, en el programa los colaboradores han dejado caer que, presuntamente, se habría cometido una «obstaculización a la justicia y denuncia falsa».

Ante tal revelación, Kiko solo ha podido responder escuetamente bajo consejo de sus abogados y ha asegurado: «Ese es el punto clave, un antes y un después, en ese momento… además, de casualidad, no buscado, estaba abierta y no con llave como siempre. Yo lo único que sé es que en ese momento entré en estado de shock, yo ya había entrado en varias ocasiones en esa habitación y ahí no había nada, y ahora… Yo de toda mi vida he pensado que ahí no había nada porque he entrado y no había nada, pero … En el momento que me enteré llamé a mis hermanos. Se lo dije a mi madre y no hubo un silencio por su parte, mi madre seguía en su historia, que le habían robado».

Comentar ()