Imagen de Carlos Algora metiso en una carpeta con un documento de antecedentes penales y un móvil con el logo de La Isla de las Tentaciones e Insiders de Netflix

Carmen Vivas

Series y Televisión | Tribunales

¿Pueden las televisiones pedir a los concursantes de 'realities' sus antecedentes penales?

Haber sido detenido por presunto abuso sexual con acceso carnal, que la justicia te condene por maltrato habitual en el ámbito familiar, haber matado a tus padres con quince años o que un reality te expulse y denuncie por cometer una supuesta violación durante el transcurso del programa son razones más que suficientes para que la televisión repudie a un concursante y elimine se figura de la pequeña pantalla. Pero los respectivos protagonistas de dichos escándalos, Carlos Algora, Carlos Navarro (El Yoyas), Cyril Jaquet y José María López son tan sólo algunos de los ejemplos más recientes de la televisión española.

Que las diferentes productoras, cadenas o distribuidoras se marquen como objetivo encontrar el perfil más mediático, polémico o morboso en los procesos de selección de sus realities más costosos puede provocar, a posteriori, una serie de problemas sociales y judiciales completamente indeseables para su reputación pública, e incluso, para la integridad física y psicológica del resto de miembros del programa. Sin embargo, ¿cuál es la solución? ¿Cómo encontrar un perfil carismático y seguro en todos los aspectos? ¿Filtran las productoras a los candidatos en función de sus antecedentes penales?

En el caso de Netflix e iZen, plataforma y productora encargadas del nuevo y misterioso reality, Insiders, ni afirman ni desmienten a este diario que exijan a sus participantes esta documentación y alegan que «toda la información de requisitos de participación está en la página web», donde se pueden ver «los datos que piden a los concursantes». En dicho apartado -que posiblemente funciona como primer cribado de un largo proceso- tan sólo se piden algunos datos de identificación del interesado, un vídeo de presentación, el estado civil y la razón por la que el individuo quiere participar en el programa.

Por su parte, Mediaset asegura que «no se piden» el certificado de antecedentes penales a ninguno de los postulantes a concursantes de sus programas y Atresmedia se limita a indicar que sus participantes pasan «por muchas cribas y por muchas pruebas, incluso psicológicas» y que «se han desechado muchos candidatos que a priori eran ideales» porque sus controles «son muy estrictos».

A la misma cuestión TVE responde que en la pública «nunca» han tenido «ningún problema con los concursantes o participantes» de sus programas y valoran que la pregunta «es más para Telecinco» que para ellos. En este sentido añaden que «hay que tener en cuenta Ley de Protección de Datos». Pero, ¿qué dice dicha Ley al respecto? ¿Es legal o no revisar los antecedentes penales durante un proceso de selección? ¿Podría una persona con antecedentes penales concursar en un reality o en un talent show?

Pedir un certificado de antecedentes penales en una entrevista de trabajo o, en este caso, en un casting es «ilegal», asegura Luis de la Mora, de Lant Abogados, aunque en casos concretos, como programas en los que se trabaje con niños, las productoras podrían pedir estos datos. «La petición de información y documentación personal a un trabajador ha de ser la estrictamente necesaria para consumar su contratación, no pudiendo la contratante excederse en la solicitud de información», sostiene el abogado laboralista David Navarro.

«Las empresas pueden solicitar el certificado de antecedentes penales para trabajar dependiendo del trabajo al que el candidato opte. Como norma general dicha solicitud por parte del empresario supondría una discriminación en la selección de los candidatos», completa Marta Pellón Pérez, abogada penalista de Palladino Pellón & Asociados.

«Es un dato superprivado»

«En España la cárcel se concibe como una vía de reinserción de las personas, no de castigo. Por lo tanto, los antecedentes penales desaparecen al tiempo de que has cumplido tu pena, con la vocación de que una persona no quede marcada de por vida porque haya tenido un error», apunta De la Mora. Con esa intención de eliminar la estigmatización a los condenados, las normativas de protección de datos europea y española prohíben que se consulten esos datos en un proceso de selección de personal.

«Nadie puede pedir antecedentes penales en España si no hay una ley que los habilite para ello. Es un dato súperprivado», expresa el letrado de Lant Abogados, que asegura además que los aspirantes, en este caso, a concursantes de realities, no estarían obligados a proporcionar esa información ni siquiera cuando la productora pida expresamente su consentimiento para acceder a esa información. «Se consideraría nulo, porque la ley prohíbe la tenencia de datos personales relativos a condenas o situaciones penales», insiste este experto en protección de datos.

Las productoras «no tienen ninguna ley que les habilite pedir los antecedentes penales a los concursantes o a sus colaboradores. En eso la ley es tajante, no hay fisuras». Sin embargo, hay empleos en los que se estipula que es necesario que los postulantes no hayan cometido ningún delito, como ocurre para acceder a la Policía, la Administración Pública o el Ejército, pero también para la seguridad privada, para cuyos puestos los trabajadores deberán contar con «un certificado negativo de antecedentes penales», según afirma Pellón. Lo mismo ocurre cuando un solicitante desea trabajar con menores, cuando tendrán que acreditar que no poseen antecedentes por delitos sexuales, o en un casino, cuya inhabilitación se encuentra regulada por Ley de los Juegos y Apuestas (8/2010).

En el caso de que una productora obligase a un aspirante a proporcionar sus antecedentes para poder continuar en el proceso de selección de concursantes, el afectado podría «comunicarlo o denunciarlo a la Agencia Española de Protección de Datos«, dice De la Mora, ya que supondría «una privación de la intimidad que te solicitasen una cosa que es ilegal». «Lo que pasa es que me imagino que lo pedirán una vez que te van a contratar y la gente supongo que traga, y si no reciben una denuncia nadie se va a enterar», concluye. 

Te puede interesar

Comentar ()