Series y Televisión

Los cerebros detrás del documental de 'Rociíto' y los mayores 'pelotazos' de Telecinco

Óscar Cornejo (izquierda) y Adrián Madrid, propietarios de La Fábrica de la Tele

Óscar Cornejo (izquierda) y Adrián Madrid, propietarios de La Fábrica de la Tele CARLOS ROSILLO ANTÚNEZ

Genios en la sombra, artífices revolucionarios o millonarios del cotilleo. Los calificativos que han adjudicado expertos de comunicación, medios y compañeros a Óscar Cornejo (49) y Adrián Madrid (51) son infinitos, a pesar de su aparente discreción y escasa notoriedad pública. Pero, no es para menos el revuelo. Ser la ‘Fábrica’ -y nunca mejor dicho- de la mayoría de los formatos televisivos de entretenimiento más exitosos de los últimos tiempos otorga fama, suscita curiosidad y genera una pregunta clave: ¿Cómo lo hacen?

Teniendo en cuenta que su productora, La Fábrica de la Tele, es la proveedora de cabecera de Mediaset y cuenta con veintiocho horas de televisión en directo a la semana y más de cuarenta formatos creados y emitidos -entre los que se encuentran los ya reconocidísimos Sálvame, Socialité, La Noria, Cámbiame, Sábado Deluxe, Todo es Mentira o la ‘docuserie’ de Rocío Carrasco– sería injusto achacar el triunfo de estos dos hombres a la suerte. Y es que, tanto el tarraconense como el zamorano han dedicado numerosas horas al mundo de la comunicación en diferentes posiciones a lo largo de su carrera.

Ambos periodistas habían ejercido de redactor, cámara, director, coordinador, locutor o subdirector en un amplio abanico de cadenas de televisión y emisoras de radio. Sin embargo, su fortuna dio un giro inesperado cuando sus caminos se cruzaron en noviembre de 2002, el mes y año en el que Telecinco les encargó un programa de sobremesa y una verdura catapultó sus carreras. Nacía Aquí Hay Tomate. El espacio que revolucionó la manera de relatar la información rosa consiguió, a través de su popular y adictivo lenguaje televisivo, coronarse como líder de su franja durante cinco años de emisión y alcanzar una media del 24% de share y más de 3.000.000 de espectadores.

Cuando Paolo Vasile pensaba que había dado con los gurús del entretenimiento para la pequeña pantalla, en 2005 los productores proponen a Telecinco elaborar un reportaje sobre la vida de Lola Flores, al que denominarían La Pasión de Lola. Tras superar sus propias expectativas y convertirse en el documental más visto de la historia de Telecinco, con un 33% de share, Atlas, la productora del espacio, nombra como subdirector a Cornejo y a Madrid como director.

Es en ese momento, tal y como relatan en una entrevista hace siete años para El País, cuando el segundo protestó y exigió el ascenso de Cornejo a director. «Teníamos el mismo nivel de implicación y trabajo. Llegó un momento en que era muy injusto que estuviera por debajo de mí, no podía tolerarlo», explicaban para el diario. Y a pesar de que reconocen que «no fue fácil», sino «todo un pulso a Telecinco», lo consiguieron. Un año después, en 2006, Madrid y Cornejo deciden crear su propia productora: La Fábrica de la Tele.

A partir de ese momento el laboratorio de las más locas creaciones destruyó las barreras de lo conocido, lo impensable y lo descabellado y se lanzó a la arriesgada aventura de «escuchar todas las ideas» con las que se especula en una redacción. Así fue como llegaría el mayor de sus ‘pelotazos’, lo que Vasile define como «neo-neorrealismo puro con una vena de surrealismo», Cornejo como «una útil terapia de grupo para el espectador» o lo que el público reconoce como el buque insignia de las tardes de Telecinco: Sálvame.

La gallina de los huevos de oro

Adrián Madrid y Óscar Cornejo controlan entre los dos el 70% de las acciones de La Fábrica de la Tele. La parte de Madrid está a nombre de Peras Producciones Audiovisuales, y la de Cornejo pertenece a Manzanas Producciones Audiovisuales. El 30% restante está en manos de Mediaset, por lo que La Fábrica es para el grupo lo que se conoce como ‘productora amiga’, es decir, una productora que es contratada para muchos más programas, ya que su éxito conviene porque también reporta importantes ganancias a la cadena.

El negocio llegó a facturar en 2017 una cantidad de 28,3 millones de euros, un 5% más que un año antes, obteniendo un beneficio de 4 millones. Además, según datos de la consultora Dos 30′, ese mismo año La Fábrica de la tele realizó el 17,2% del total de horas producidas en la televisión española.

Fabricantes de polémicas con vidas discretas

A pesar de estar en el ojo del huracán, ser especialistas en programas del corazón y dar pie a algunas de las guerras mediáticas más adictivas, los dos hombres se mantienen alejados del foco y evitan aparecer frente a las cámaras. De la vida sentimental de Cornejo se conoce que se casó en 2011 con el político socialista Jaume Collboni -un enlace al que asistieron amigos íntimos como Jorge Javier Vázquez o Belén Esteban- y que se divorciaron en 2016. 

De Madrid, sin embargo, tan solo se sabe que es hijo de Demetrio Madrid (PSOE) -el primer presidente de Castilla y León y uno de los primeros políticos que dimitió en España- y que en 2015 fue padre de dos niñas vía gestación subrogada en Los Ángeles.

Te puede interesar

Comentar ()