Televisión

El naufragio de los informativos de TVE

Los telediarios de La1 son terceros, a más de un millón de espectadores de Antena 3 y pierden un 34,7% de audiencia respecto a 2018, cuando aún eran la opción informativa más vista en televisión

El naufragio de los telediarios de TVE

Carmen Vivas

La televisión pública cada vez tiene menos relevancia en el panorama audiovisual español. Desde hace años TVE avista en el horizonte un hundimiento que se acerca poco a poco. Mientras las cadenas privadas mantienen su liderazgo, los datos de audiencia muestran una televisión pública en declive. Este último año se ha salvado por los pelos de repetir su mínimo anual, todo gracias a los partidos del Mundial de Qatar 2022, que han catapultado a la cadena pública al ranking de los programas más vistos del sector audiovisual español. Varias dudas revolotean en torno al balance de las audiencias del pasado año: ¿Por qué prefieren los espectadores ver los informativos de Antena 3 a los de La 1? ¿Qué falla en la televisión pública? 

Tras 10 años consecutivos de liderazgo de Telecinco, la cadena más vista en el 2022 es Antena3 (13,9%), y firma su mejor resultado desde 2009. Del hundimiento de Telecinco precisamente se ha aprovechado TVE pero, aun así, solo el 23,1% del tiempo que se ve televisión se pasa delante de la oferta de televisiones públicas, tanto de la nacional como de las cadenas autonómicas. Estas últimas tienen datos muy buenos, e incluso en algunos de los meses del año, dicha oferta sumada en su conjunto ha superado a La 1, «un hecho que debe significarse» según el informe Análisis de la industria televisiva-audiovisual 2022 de Barlovento Comunicación.

Pero ¿por qué estos datos? Para el periodista y productor audiovisual José Miguel Contreras, «la falta de estabilidad, la falta de acuerdo de los partidos políticos y los cambios internos en los equipos directivos perjudica mucho. No hay empresa privada que soportara esto». Y es que en el pirulí se ha visto de todo. Contrataciones a dedo, guerras internas y manipulación política. Ingredientes que se han cocinado a fuego lento y han acabado explotando en la cara a la televisión pública.

El 26 de septiembre, dieciocho meses tras su nombramiento como presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero abandonaba su cargo. En su carta de despedida, Pérez Tornero comunicaba que no se daban las «condiciones mínimas para el consenso transversal ni tan solo el clima propicio al diálogo que necesitamos para culminar el proyecto». «Lo cual dificulta mucho la gobernabilidad de la empresa, e impide llevar a cabo la transformación con la que todos nos habíamos comprometido», añadía.

A mediados de noviembre, el Consejo de Administración nombraba a Elena Sánchez como nueva presidenta interina. Además, tras el acuerdo del Consejo de Administración con una votación ajustada (por 6 a 4 votos), Amalia Martínez de Velasco fue cesada de su cargo como directora de Contenidos Generales con fecha 2 de marzo. En su sustitución, se aprobó el nombramiento de José Pablo López Sánchez como director de Contenidos.

Los informativos, en el punto de mira

Muchos critican que sean precisamente estos cambios de gobierno los que acaban perjudicando al canal, que tiende a una inclinación dependiendo de quién esté en el poder. «En todos los cambios políticos siempre hay un riesgo de recaída en la televisión pública», apuntan fuentes de TVE. «La gente no es tonta, el espectador está acostumbrado a una cosa y, en cambio, comienza a ver otra. Esto se ha visto tanto en los informativos como en las series», añade. Esta percepción cala en la audiencia, que entiende que la televisión pública está precondicionada por el partido en el Gobierno.

La gente se va a Antena 3 a ver los informativos porque nota el tufillo progre del telediario de TVE

Desde 2017 y por quinto año consecutivo Antena 3 lidera la audiencia de los informativos de carácter nacional al registrar 2.176.000 espectadores de audiencia media, frente a los 1.415.000 televidentes de Telecinco, y los 1.196.000 de La 1. Según el informe anual de Barlovento Comunicación, esa media asciende a 1.294.000 espectadores contando con la emisión simultánea del Canal 24 horas, 216.000 menos que en 2021 y casi 700.000 espectadores menos que en 2018, cuando TVE aún era líder en informativos, aunque en triple empate con Antena 3 y Telecinco.

Desde enero de 2020, Antena 3 ha logrado durante 36 meses consecutivos que sus informativos sean los más vistos. En este sentido, nunca antes una cadena privada había liderado con tanta ventaja la audiencia sobre su competencia. En el año 2022, los informativos de Antena 3 han sido los más vistos en 349 jornadas: el 96% del total de los días.

«La gente se va a Antena 3 a ver los informativos porque nota el tufillo progre del telediario de TVE», apuntan fuentes de TVE. «Hacemos telediarios aburridos, sin ritmo, sin pasión y muy sesgados», añade. Además, considera que la televisión pública «tiene una ventaja sobre las privadas, y es que puede abarcar muchas ideologías, el problema es cuando se toma partido». «La audiencia no quiere lo que les estamos dando. Quiere entretenimiento e información veraz. No hace falta saber analizar las audiencias, si se van a Antena 3 es porque quieren ver ese tipo de telediarios», manifiesta. 

El efecto cadena de los programas antes del informativo

Los programas que preceden a los informativos son más importantes de lo que parecen. En muchas ocasiones, si tienen una oferta atractiva, el espectador se queda para ver las noticias. «Desde que Telecinco perdió Pasapalabra el informativo de Pedro Piqueras ha bajado muchísimo, y desde que estrenaron por la tarde Café con aroma de mujer, se ha ido a mínimos. Esto lo ha aprovechado La 1, que ha ajustado más la tarde con Aquí la tierra y El Cazador, que están funcionando muy bien», apunta Antonio Millás, analista de televisión en Barlovento Comunicación. Aunque el telediario de Vicente Vallés en Antena 3 cada vez tenía mejores resultados, este cambio de la competencia le ha dado «un impulso».

«Hace años, por ejemplo, quitaron Los Simpsons de la programación del mediodía, y La ruleta de la suerte ayudó al informativo del mediodía de Antena 3 porque el público es mayor y se quedaban para ver el telediario», apunta Millás. «El arrastre no siempre es una ciencia exacta, influye y blinda a Antena 3, pero si ellos no hicieran un telediario atractivo, los espectadores no lo verían», opinan fuentes de TVE.

El tirón del Mundial, el salvamento de TVE

A pesar de su incontestable liderazgo mes a mes, Antena 3 no acapara, ni mucho menos, el ranking de las 50 emisiones más vistas de 2022. Y es que La 1 ha llevado su apuesta a los grandes eventos como reclamo para recuperar su audiencia. El Mundial ocupa las 9 primeras posiciones de la lista y 27 de las 50 que la forman.

La emisión más vista del año corresponde a los penaltis del partido entre Marruecos y España, que tuvo lugar el día 6 de diciembre y alcanzó los 12.609.000 telespectadores.

Ránking de las 50 emisiones más vistas en 2022

Informe del ránking de las 50 emisiones más vistas en 2022
Fuente: Barlovento Comunicación

Como se puede ver en la tabla, entre los programas más vistos están los grandes eventos de la televisión pública, como Eurovisión, Las Campanadas o Masterchef, el programa con más audiencia de la cadena pública.

La emisión del informativo Telediario 2 el 1 de diciembre de 2022, es una de las más vistas de la cadena y del sector audiovisual español, precisamente porque fue en el descanso de un partido de fútbol del Mundial, que llegó a alcanzar 7.785.000 espectadores.

Del resultado de cuota de pantalla de La 1 en el 2022 (9,1%) el Mundial de Qatar aporta casi cinco décimas de punto en la ponderación anual del primer canal público. Aunque es difícil pronosticar qué hubiera pasado de no ser por la cita futbolística, los datos hacen evidente que el canal se hubiera topado con otro mínimo anual de audiencia.

«El Mundial ha abierto una buena oportunidad para remontar», concluye José Miguel Contreras. «Esto es como un escaparate de una tienda, cuantas más personas vean el escaparate, más posibilidades tienes de que entren. Por eso deberían aprovechar los partidos para promocionarse», apunta el analista de televisión de Barlovento Comunicación. 

¿Cuáles son los retos de la televisión pública?

Muchas veces la televisión se caracteriza por el inmovilismo. Los espectadores encienden la televisión de forma automática y ponen el canal de siempre. El contenido pasa a segundo plano, y es el hábito el que cobra protagonismo. Por eso es tan complicado recuperar al público una vez se ha ido a otro canal. Y precisamente este es uno de los retos de TVE. 

La clave para que TVE salga a flote es «probar cosas nuevas, pero dirigida a la gente adulta. Los jóvenes han abandonado la televisión tradicional, es muy difícil conseguir un efecto como el de Operación Triunfo», comenta José Miguel Contreras. El programa de la plataforma de RTVE que triunfa entre los más jóvenes es el de PlayZ, liderado por Inés Hernand, pero Contreras considera «absurdo» arrastrar a la gente joven a la televisión. «Es otro mundo, no tiene nada que ver, conseguiríamos cifras ridículas», concluye.

«Hay que hacer contenidos que llamen la atención, que representen cierta notoriedad, pero manteniendo los códigos sobre los que se sustenta la televisión tradicional», comenta Contreras. «TVE debería aspirar a tener una presencia más importante de la que tiene y estar en la lucha del liderato con las otras cadenas privadas», manifiesta el periodista.

A TVE las audiencias se le atragantan. Ante esta situación de incertidumbre conviene aclarar cuál es el papel de la televisión pública y qué es lo que se espera de ella. «Cumplimos un papel obligatorio en una sociedad democrática, la televisión pública es la vértebra del Estado», recuerdan fuentes de TVE. «A pesar de lo mal que pueda parecer que está, siempre hemos estado al borde de la desaparición y podemos recuperar el pulso», añade la misma fuente. Además, hace hincapié en que «si tuviéramos publicidad podríamos competir porque tendríamos dinero para tener una programación sólida, además de dinero para contratar y producir y tener unos telediarios menos partidistas».

Te puede interesar

Comentar ()