Freepik

Comunicación y Medios

Aburridos del entretenimiento: la fatiga de la elección, el virus de Netflix

La nueva herramienta de reproducción aleatoria de la plataforma se convierte en una solución más para un público fatigado e indeciso

¿Una película de comedia, de aventuras o un documental? ¿La nueva serie alemana que está entre el Top 10, o el true crime que un amigo ha recomendado entre cañas y conversaciones? Quizá sea mejor opción poner el recurrente episodio de The Office con el que medio universo se identifica.

Un ciudadano medio se enfrenta a unas 35.000 elecciones diarias, a las que se suma una más: decidir qué programa le acompañará durante su tiempo de descanso. Elegir es sinónimo de ardua tarea. La infinidad de posibilidades que se generan, y sus consecuentes soluciones dependiendo de la vía por la que se opte caminar, conforman un amalgama de opciones que terminan saturando al cerebro, al usuario y a las plataformas que han de prestarle servicios.

«Se llama la paradoja de la elección», afirma a El Independiente Elena Neira, profesora de la Universitat Oberta de Catalunya y autora de Streaming Wars: La nueva televisión. «Cuando una persona tiene que valorar muchísimas referencias, nuestra capacidad para tomar una decisión se reduce de manera exponencial», añade.

Cuando una persona tiene que valorar muchísimas referencias, la capacidad para tomar una decisión se reduce»

ELENA NEIRA, PROFESORA Y AUTORA EXPERTA EN PLATAFORMAS DE ‘STREAMING’

La extenuación a la hora de decidir se convierte, por tanto, en una lacra que termina perjudicando las horas de visionado en las plataformas de streaming, aunque a esta conclusión ya llegó el gigante Netflix en 2016: si en el lapso de tiempo comprendido entre 60 y 90 segundos el usuario no consigue encontrar algo de interés en la plataforma, el riesgo de que abandone el servicio podría aumentar.

Según Neira, «toda la arquitectura de la recomendación (de Netflix) se basaba en la convicción de que la capacidad de decidir era inversamente proporcional al volumen de contenidos, o sea, a mayor volumen, menor capacidad de decisión», explica la profesora de la UOC. «Te colapsas, te sientes abrumado».

Lo aleatorio como solución

No busques tu próxima historia: deja que ella te encuentre a ti. Así anunció Netflix su nuevo nacimiento: Play Something (Reproducir algo), una herramienta que permite a la plataforma elegir un contenido a visionar de forma aleatoria, «ayudando» así a los más indecisos a navegar entre un mar de opciones infinitas.

«Para esos momentos en los que a nuestros miembros no les apetece buscar o elegir qué ver, ‘Reproducir algo’ les da la opción de descubrir y reproducir al instante una serie o película», cuentan fuentes de la empresa a este medio. El gigante del streaming afirma que la nueva herramienta busca hacerle la vida más fácil al cliente: «nos esforzamos siempre en mejorar su experiencia y facilitarles la búsqueda de contenidos que les entretengan».

La opción de reproducción aleatoria de Netflix.

«Las plataformas están aprendiendo cómo crear contenidos más atractivos y, sobre todo, estrategias y campañas en redes sociales para que, cuando los usuarios entren en la plataforma, tengan ciertos contenidos que les resuenen», explica Elena Neira.

Para la autora de Streaming Wars, el botón aleatorio de Netflix «nos devuelve a la situación de las televisiones analógicas en la que veías lo que te ponían», pero el Play Something no es la única solución destinada a mejorar el engagement con los contenidos. El ránking de las series y películas más vistas en cada país es también una «estrategia para conseguir llamar la atención del espectador y que le dé al play«, indica Neira, que considera, además, que «Netflix está lleno de pequeñas triquiñuelas para conseguir que formalicemos la elección de visionado».

‘Play Something’ nos devuelve a la situación de las televisiones analógicas en la que veías lo que te ponían»

ELENA NEIRA, PROFESORA Y AUTORA EXPERTA EN PLATAFORMAS DE ‘STREAMING’

Un confinamiento beneficioso y una preocupación recurrente

Marzo se convirtió, de forma completamente inocente, en el mes del streaming. Con medio mundo encerrado en casa, Netflix hizo su agosto. Solo durante ese mes, la plataforma de contenidos vio cómo las suscripciones de pago a su servicio se dispararon: el gigante californiano sumó 15,9 millones de nuevos abonados, un récord absoluto.

Grandes hitazos como Tiger King coparon récords de visualizaciones en la plataforma, que veía cómo el público consumía horas de visionado tras horas de visionado, lastrado por la necesidad de permanecer en casa. Más de un año después, la situación parece haberse revertido: «Estamos fatigados de ver contenido en streaming porque hemos pasado mucho tiempo consumiéndolo y probablemente esa concepción de que no hay contenido nuevo también contribuya a la dificultad de tomar una decisión», concreta Neira.

¿Responde la herramienta Play Something, no solo a la dificultad de decisión entre un amplio catálogo de oportunidades, sino también a la fatiga generalizada del contenido audiovisual en las plataformas?

«No es que ahora sea una preocupación, sino que siempre ha existido», responde la profesora de la UOC en referencia a algo que, considera, no es exclusivo de Netflix: «Preocupa a Netflix, preocupa a Amazon, preocupa a Spotify, preocupa a todo el mundo que se dedica a esto».

Aunque es una problemática que afecta por igual a las nuevas formas de consumo digitales, Neira considera que Netflix presenta dos características especiales que hacen que la monitorización de la actividad de sus usuarios se convierta en elemento esencial de su estrategia: «Netflix es la plataforma que, por una parte, tiene más catálogo y, por otra, ya ha desarrollado una arquitectura tecnológica y un conocimiento de sus usuarios a partir de la monitorización».

Las soluciones que han nacido para facilitar el visionado son la respuesta de las plataformas a un análisis en el que, tanto Netflix como sucedáneos, han avistado que «acabamos como pollo sin cabeza porque somos incapaces de tomar una decisión».

Comentar ()