Sociedad

La icónica gasolinera de Atocha echa el cierre después de 50 años

El surtidor de Repsol, ubicado en la isleta frente al monumento a las víctimas del 11M, llevaba prestando servicio a los madrileños 50 años

Colapso del tráfico en la estación de Atocha a primeras horas del día

Colapso del tráfico en la estación de Atocha a primeras horas del día JAVIER DOMÍNGUEZ

La gasolinera de Atocha se reconvertirá en un punto que aglutine la oferta cultural de la zona -a metros del eje Prado-Recoletos, de la Cuesta de Moyano, el Pabellón de Hombres Ilustres del Retiro, la Fábrica de Tapices, el Reina Sofía, el Museo del Prado, el de Antropología o el Jardín Botánico- para facilitar a todo aquel que llegue a Madrid vía Atocha en AVE o autobús desde el aeropuerto «al ver lo que está tan cerca e incluso gestionar entradas o tener información».

El surtidor de Repsol ubicado en la estación de Atocha, justo enfrente del monumento a las víctimas del 11M echará, así, el cierre tras prestar 50 años de servicio a los madrileños.

Lo ha adelantado el concejal-presidente de Retiro y delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, en una entrevista con Europa Press. La gasolinera ya se está desmontando y la Junta de Distrito se inclina por poner en marcha en ese terreno lo que definió en su momento la mesa de participación, que abogaba por algún equipamiento que «tuviera relación con el carácter de puerta de entrada de Madrid y con el eje cultural» del entorno.

«Ahora llegas a un nudo cultural y, tal como está organizado, no tienes ni idea de que lo es. Tener un punto que aglutine, que te permita llegar y ver lo que tienes cerca, incluso gestionar entradas, tener información… Esa es la idea», ha resumido el también segundo teniente de alcalde.

La idea, por tanto, es incorporar un equipamiento cultural unido a zonas verdes y a la remodelación de la propia estación de Atocha, tal y como anunció el Ministerio de Fomento.

Comentar ()