Familia | Salud | Sociedad Día del Padre

El español quiere ser padre, pero se preocupa poco por su fertilidad

Una encuesta revela una mayor instinto paternal en ellos aunque creen que cuando los niños no llegan es "por culpa" de la chica

logo
El español quiere ser padre, pero se preocupa poco por su fertilidad
Los seminogramas permiten evaluar de forma sencilla la calidad del esperma

Los seminogramas permiten evaluar de forma sencilla la calidad del esperma

Resumen:

«Nos hemos puesto hace tiempo, pero ella no se queda». Tras esta frase, en boca del chico en una pareja heterosexual que quiere tener hijos, hay un pensamiento que lleva a creer que la infertilidad es cosa de mujeres. Tanto, que más de un tercio de los hombres cree que hay mayor proporción de mujeres infértiles que de varones en esa situación. La realidad es que los problemas para procrear vienen por igual de las dos partes.


Así es el retrato robot de quien quiere (o intenta) ser padre en España y así se ve desde el punto de vista de la salud reproductiva. | Vídeo: M. Viciosa | Indagando TV

 

Los hombres quieren ser padres tanto o más que las mujeres ser madres; en concreto cuatro puntos porcentuales más que ellas. Sin embargo, cuando las cosas se complican para procrear, ellos son más rezagados y se implican menos. Así se desprende de una encuesta elaborada por Gad3 y difundida por los Laboratorios Merck con motivo del Día del Padre.

Preguntadas en febrero 1.015 personas de España, mayoritariamente varones, la encuesta refleja que el objetivo de tener hijos aparece entre 30 y los 34 años en los hombres. Las mujeres se lo empiezan a plantear entre los 25 y los 29 años. En cuanto a los factores que influyen en esta decisión en ellos, además de señalar la estabilidad laboral, aparece el apoyo de un cónyuge y disponer de recursos económicos suficientes. Pero destaca, ante todo, el llamado instinto parternal: 9 de cada 10 hombres aseguran que es determinante.

«Me sorprende, todavía hoy, conocer casos de mujeres que se han hecho una batería de pruebas completas, algunas muy invasivas y molestas, y sin embargo el hombre todavía no se ha hecho ni un seminograma, que es una prueba sencilla y nada agresiva», explica Estefanía Pereira (@Estefania_Per), coach asesora en temas de reproducción y divulgadora de la Clínica Fertility Madrid.

Los problemas de fertilidad vienen por igual de ella y de él. El 15% es de origen desconocido.

Sin embargo, la doctora Isabel Sánchez Magro, directora médica de Merck, apunta que esta percepción no se corresponde con la realidad. “Hoy sabemos que las causas que desencadenan la infertilidad están presentes de manera similar en hombres y mujeres, teniendo origen masculino en el 30 por ciento de las parejas con problemas para tener hijos, femenino en otro 30 por ciento y combinado en el 25 por ciento de los casos. El 15 por ciento restante se debe a causas desconocidas”, explica.

Ellos, en silencio

Se entiende que una pareja es infértil «cuando se produce la ausencia de gestación tras un año de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos», explica la doctora, una situación que afecta al 15% de las parejas en edad fértil de España.

En el hipotético caso de tener problemas de fertilidad, el 42% de los varones encuestados preferiría no hablarlo con su familia ni con sus amigos. La mitad vería afectada su autoestima. “Es una enfermedad que cursa con altos niveles de estrés, ansiedad, tristeza y frustración y genera un gran desgaste en la pareja debido principalmente a las discrepancias en la toma de decisiones y al coste económico que puede suponer afrontar este problema”, explica Pereira, quien recomienda el apoyo profesional psicológico.

Uno de cada cuatro hombres rechazaría la opción de recurrir a la reproducción asistida si tuviese problemas para tener hijos de manera natural. Sin embargo, entre los que están dispuestos a optar por la reproducción asistida, llama la atención que se inquietan y piensan en pedir ayuda antes que las mujeres si no se produce el embarazo de forma espontánea.

El 60% de ellos se niega a recurrir a un banco de semen

“El factor determinante para saber cuándo pedir ayuda médica es la edad de la mujer. Si ella tiene menos de 35 años, la recomendación es esperar un año. Por el contrario, si tiene 35 o más años, este plazo se acorta a la mitad, 6 meses”, explica la doctora Sánchez Magro.

Un 29% de los hombres señala que frente a alguna dificultad reproductiva no sabría a qué especialista acudir. Entre quienes sí lo saben, un 34% señala que acudiría a un ginecólogo, lo cual ratifica la concepción generalizada de que los problemas reproductivos están más asociados a la mujer. Un 30% de los hombres en edad fértil considera poco o nada relevante realizarse controles periódicos sobre salud reproductiva, proporción significativamente menor al comportamiento femenino.

Otros datos llamativos de la encuesta y que evidencian que continúan existiendo prejuicios en torno a la reproducción asistida son que el 34,6 por ciento de los hombres afirma que si tuviese un hijo gracias a este tipo de ayuda preferiría no comentarlo y que el 60 por ciento rechazaría la opción del donante de semen (frente al 44 por ciento de las mujeres).


Ficha de la encuesta:
Los hombres y la fertilidad es una encuesta de conocimiento de ámbito nacional realizada a población general en edad fértil (entre 18 y 45 años).
Universo de población general española en edad fértil, entre 18 y 45 años. Correspondiente a 16.760.000 personas, 50% hombres y 50% mujeres.
1.015 entrevistas online. 604 hombres, 411 mujeres.
Error muestral ±3,2% (n=1.015) para un grado de confianza del 95,5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable de P=Q=0,5 en el supuesto de muestreo aleatorio simple.