Sociedad | Violencia de género

Así se cuentan las víctimas por violencia de género en España

Los informes policiales y judiciales deben apuntar a que la muerte se ha producido por este tipo de violencia para que se incluya en la estadística oficial del Gobierno

logo
Así se cuentan las víctimas por violencia de género en España

Resumen:

El asesinato esta semana de una mujer de 29 años en Alboraya (Valencia) presuntamente a manos de su pareja supone la víctima número 999 por violencia de género en España desde 2003. Para que un caso pase a la estadística oficial del Gobierno, los informes policiales o judiciales tienen que apuntar a que la muerte de la víctima se ha producido por este tipo de violencia, según explican fuentes del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad a El Independiente. 

Este mismo martes, el Ministerio ha actualizado el registro con la última víctima y ha incluido también como caso en investigación el de la mujer asesinada presuntamente por su marido en Huelva la semana pasada. La estadística recoge el número de muertes desde 2003, un año antes de que se aprobase la actual ley contra la violencia de género. Este registro, a cargo del Ministerio de Presidencia, sólo contabiliza aquellas personas que murieron a manos de sus parejas o exparejas.

No se puede hablar de asesinato hasta que no hay un indicio claro”, según el CGPJ

¿Cómo se cuentan las víctimas por violencia de género en nuestro país? Cuando se produce una posible muerte de este tipo, como el de la mujer en Alboraya, los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado -Guardia Civil, Policía Nacional o policías autonómicas- envían la información que han recabado a las Unidades de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno correspondiente a la provincia donde haya ocurrido el suceso.

Después, estas Unidades vuelcan la información en una aplicación y, si es necesario, piden más datos del caso a los órganos judiciales. Finalmente, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Presidencia, analizan lo recabado y deciden si incluyen o no a la muerte en la estadística oficial, según detallan las mismas fuentes.

Desde el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) explican que “no se puede hablar de asesinato de género hasta que no hay un indicio claro” y que “a veces hay que esperar unos meses hasta que se inicia un proceso judicial”. Sin embargo, “no es lo normal” que haya que esperar a la sentencia para determinar de qué tipo de crimen se trata. El CGPJ publica sus propios datos estadísticos de los procesos judiciales sobre Violencia Doméstica y de Género, aunque no contabiliza el número de muertes, señalan.

Entre estas casi 1.000 víctimas mortales por violencia de género no están aquellas que no sean a manos de parejas o exparejas. Por eso, la Delegación está trabajando en una estadística paralela que sí que incluye los casos de violencia contra las mujeres fuera del ámbito de pareja o expareja, cumpliendo así con el Pacto de Estado contra la violencia de género (ratificado en diciembre de 2017) y tal y como establece el Convenio de Estambul ‘sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica’.

La muerte de la mujer de Alboraya ha elevado a 24 las víctimas mortales por violencia de género en lo que va de año, lo que supone 11 muertos más que en el mismo periodo de 2018. Sólo 3 víctimas de las 24 habían denunciado previamente a su presunto agresor. Según un estudio de la Delgación del Gobierno para la Violencia de Género, realizado por la fundación Igual a Igual, las mujeres víctimas de violencia de género tardan una media de 8 años y 8 meses en verbalizar los malos tratos.