Sociedad

Un terreno complicado y más desánimo: las dificultades de la búsqueda de Blanca

La hermana de la desaparecida, Lola, sostiene como hipótesis que Blanca pudo ir a la montaña de Cercedilla y coincidir con las tormentas de la semana pasada / El operativo se reanudará este martes abarcando el mismo área de 3.500 hectáreas y con un despliegue de 300 agentes

logo
Un terreno complicado y más desánimo: las dificultades de la búsqueda de Blanca
Dolores Fernández Ochoa, hermana de Blanca, durante las labores de búsqueda de la ex esquiadora.

Dolores Fernández Ochoa, hermana de Blanca, durante las labores de búsqueda de la ex esquiadora. EFE

Resumen:

Unos 300 agentes policiales, cerca de 100 voluntarios y en un área de 3.500 hectáreas. El operativo desplegado en la sierra madrileña para buscar a la exesquiadora Blanca Fernández Ochoa, desaparecida desde el pasado 23 de agosto, ha concluido este lunes y continuará el martes para trabajar en una zona “muy complicada” y llegar a las partes más altas y abruptas de las montañas. Lola, la hermana de la desaparecida, ha trasladado el mayor desánimo de los Fernández Ochoa después de esta última jornada, pero mantiene la esperanza: “Es una tía sufridora, fuerte, y yo creo que si está aquí, aguantará”.

El lunes arrancaba el dispositivo a primera hora de la mañana en las cercanías del pueblo madrileño de Cercedilla. Un día antes, el hallazgo del mercedes negro de Blanca en un aparcamiento para senderistas de Las Dehesas llevó a las autoridades a centrar la búsqueda por las montañas del Valle de la Fuenfría. Ahí, a menos de diez minutos en coche de Cercedilla, a las puertas de una zona boscosa y junto a unos párquines, se ha asentado el puesto del operativo.

Las cámaras de un supermercado de Pozuelo grabaron a Blanca un día después de su desaparición

En torno a 300 efectivos sumando a los agentes de la Policía Nacional, que dirige la investigación, de la Guardia Civil, e incluso unidades caninas y de caballería. La ayuda ha llegado también de la mano de un centenar de voluntarios, algunos de ellos montañeros conocedores de la zona, y de los Bomberos de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, la primera novedad llegaba desde otra localidad de la región: las cámaras de un supermercado de Pozuelo grabaron a Blanca justo un día después de su desaparición.

La pistas seguían sin aparecer y las lluvias azotaban a Cercedilla pasadas las 15 horas. Poco después, la Guardia Civil explicaba que los perros habían marcado dos zonas cerca de la ubicación donde se encontró el coche de la deportista. “La esperanza que teníamos es que pudiéramos encontrar algún vestigio que nos permitiera una zona más concreta. No ha podido ser, reseteamos y empezamos de nuevo otra vez”, ha resumido Mercedes Martín, portavoz del Instituto Armado. La Guardia Civil mantiene por la noche a patrullas que rastrean las carreteras y posibles pistas.

La búsqueda abarcará el martes el mismo área y llegará a las zonas más abruptas de La Fuenfría

La tarde avanzaba sin más novedades y los grupos de búsqueda regresaban con el atardecer. Con el despliegue del lunes casi concluido, Lola Fernández Ochoa, valoraba la situación tras participar en los trabajos de localización: “Ahora estamos un poquito más desanimados que esta mañana, que veníamos eufóricos pensando que hoy era un día importante con tanta gente que ha venido y que podíamos encontrarla”.

Los Fernández Ochoa conocen y son conocidos y queridos en Cercedilla. Francisco ‘Paquito’, ya fallecido y hermano de Blanca, tiene una estatua en una de las calles principales de este pueblo, con una larga tradición de esquiadores. “Yo pensaba que conocíamos este monte porque Cercedilla es donde nos hemos criado y, claro, hemos venido de excursión, nos hemos pateado todo esto”, ha explicado Lola. ¿La hipótesis personal de la hermana de la desaparecida? Que Blanca, que acude “mucho” a La Fuenfría, fue a las montañas y le pilló la tormenta de hace una semana. “Creo que se refugió y que se ha accidentado”, ha añadido.

Un terreno difícil y abrupto

La búsqueda en el valle abarca desde Las Dehesas hasta el Puerto de la Fuenfría; en la zona más oeste y próxima a Segovia, el operativo cubre desde la zona de montaña de Camorritos hasta la cumbre del Montón de Trigo y, en el noreste, las rocosas Siete Picos. “Es un terreno que hay mucha jara baja de medio metro y es imposible el verlo (…) es imposible encontrar por aquí sin saber por dónde andas, se necesita mucha gente y gente especializada”, ha explicado a El Independiente Jaime Venegas, voluntario y conocedor de la zona.

A partir de los 1.700 y 1.800 metros, la masa granítica “es la que hace complicado” el acceso, ha detallado el jefe supervisor del cuerpo de Bomberos de la Comunidad, Fernando Antón. Los especialistas del Grupo especial de rescate en altura han estado trabajando y peinando esas zonas más altas, “con una dificultad muy elevada”, donde el paso no es fácil y es “muy lento”, ha agregado.

El despliegue para localizar a Blanca se reanudará de nuevo este martes a las 9 horas con una estructura de grupos de voluntario, un número de agentes y un área de búsqueda similar a la del lunes. Los grupos especializados volverán a las zonas más abruptas y a aquellas que no pudieron mirar, como en las montañas número 5 y 7 de Siete Picos. El jefe supervisor de los Bomberos regionales prevé que los trabajos del operativo del martes serán “igual de arduos, de trabajosos y con la dedicación de siempre”. “Tenemos que revisar todo, no podemos descartar nada (…) la esperanza es lo último que se pierde”, ha concluido.