Marta Calvo desapareció el pasado 7 de noviembre en la localidad valenciana de Manuel. La noche anterior se fue con un hombre al que había conocido por Tinder, y desde esa localidad envió un mensaje a su madre a través de Whatsapp con su ubicación.

Como Marta no apareció, su madre se presentó en la localización que le había enviado su hija dos días después. Su madre preguntó a los vecinos si la habían visto en esa casa, ya que esa era la ubicación que había recibido el día de su desaparición a través de Whatsapp. Ante la negativa la madre se dirigió a denunciar la desaparición de Marta Calvo. La última conexión que arroja su perfil de mensajería instantánea fue a las 5.55 horas del día 7 de noviembre.

Desde entonces la Guardia Civil investiga las circunstancias de la desaparición de la joven de 25 años. La Guardia Civil ha analizado la casa del principal sospechoso de la desaparición. La vivienda, de tres alturas, está siendo registrada, así como los alrededores de la casa del presunto responsable de la desaparición de la joven, quien todavía se encuentra en paradero desconocido.

Según Espejo Público, el principal sospechoso al que la Guardia Civil busca es Jorge, un hombre de 35 años procedente de Colombia con el que la joven se citó la noche que desapareció. El acusado cuenta con antecedentes por tráfico de drogas y ya ingresó en prisión en Italia.

Uno de los testigos ha asegurado a Las Provincias que Jorge entregó su coche a un amigo porque tenía la intención de deshacerse del vehículo. También afirma que el sospechoso de la desaparición de Marta Calvo limpió con lejía la vivienda antes de huir.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha anunciado que la investigación para tratar de localizar a la desaparecida está basada en analizar los posibles vestigios en la casa y en el coche -que ha tratado de desguazarse- del presunto responsable, cuyo paradero desconoce.

«La prioridad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es tratar de localizar a la víctima; ojalá pudiera ser que esta persona estuviera viva. Por tanto, insisto: no descartamos ninguno de los escenarios, pero no hay más avances en la investigación», ha dicho el Delegado del Gobierno, para mostrar a continuación su esperanza en que el sospechoso pueda ser detenido «en las próximas horas o en los próximos días».

Además, ha indicado que desde hace unos días se ha unido a la búsqueda la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que colabora conjuntamente en las labores junto a la Comandancia del Instituto Armado.

Los vecinos del sospechoso han insistido en que no saben el aspecto del sospechoso ya que lo habrán visto «dos veces y de noche», pero han confirmado que la última vez que lo vieron fue dos días antes de que fuera la madre a preguntar, coincidiendo con el día que desapareció Marta.