El trabajador que se encontraba en paradero desconocido tras la explosión del martes por la noche en la petroquímica de Tarragona ha aparecido muerto entre los escombros. Así lo han comunicado los bomberos, que han estado trabajando toda la noche. De esta manera, ya son dos los fallecidos y ocho los heridos tras el incidente.

También han asegurado que los efectivos de treinta dotaciones han seguido trabajando en las instalaciones de Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE), situada en La Canonja, junto a la N-340, donde sobre las 18.41 horas de ayer martes se registró una gran explosión por causas que ahora se están investigando.

Los bomberos han trabajando refrescando el exterior del tanque de óxido de etileno de la industria, donde se desató el incendio, pero sobre las 02.00 horas, por razones de seguridad, han suspendido las tareas de búsqueda del trabajador que permanece desaparecido previsiblemente en el interior de las instalaciones de la fábrica.

La policía, por su parte, está restringiendo por el momento el acceso a sus puestos a los trabajadores de las empresas colindantes, mientras el Grupo de Estructuras Colapsadas y el Grupo Canino de Rescate trabajan también en la industria, dedicada a la elaboración de óxido etileno, que no es tóxico pero sí muy inflamable.

La explosión pudo oírse a varios kilómetros a la redonda, y causó heridas a ocho trabajadores de la empresa química, dos de los cuales fueron evacuados al hospital del Vall d’Hebron de Barcelona, uno en estado crítico y otro muy grave.

Un vecino del barrio de Torreforta, en Tarragona, situado a unos dos kilómetros del lugar de la explosión, es hasta estos momentos la única víctima mortal del siniestro, después de que la onda expansiva causara el derrumbe parcial de un edificio de cinco plantas.

Protección Civil, por su parte, ha informado de que se ha recuperado a primera hora de la mañana el tráfico ferroviario de las líneas R14, R15, R16, R17, RT1 y RT2, que permanecía cortado debido a la explosión, aunque entre Tarragona y Reus se circula por vía única debido a los daños en la catenaria.

Los Mossos regulan asimismo el enlace de la AP-7 con la N-340, que está cerrado para los vehículos de mercancías peligrosas.