Sociedad

“Me han abierto las puertas y me han ayudado a sacar mi talento”

Solo el 16% de las mujeres gitanas tienen un trabajo, y apenas el 15% de ellas termina la ESO, según el último informe de Secretariado Gitano.

logo
“Me han abierto las puertas y me han ayudado a sacar mi talento”

Tabita, un ejemplo para las mujeres gitanas. Y para todas. Secretariado Gitano

Resumen:

Tabita lleva dos meses y medio sintiéndose muy bien. Y no es para menos, esta viguesa de 21 años y etnia gitana es la primera mujer de su casa en tener un trabajo remunerado. Su sonrisa refleja la confianza ganada y el muro de prejuicios sociales derribado gracias al tesón, las ganas y el apoyo de su familia.

Con ocho hermanos en casa, Tabita tuvo que dejar el instituto para ayudar en casa. Pero fue una etapa. Porque los padres de Tabita no son el estereotipo de las familias gitanas y siempre la habían animado a estudiar y trabajar. De hecho, cuando empezó a trabajar, su padre se levantaba a las cuatro y media de la madrugada para llevarla a su puesto de trabajo. Logró su empleo en un servicio de limpieza industrial en la empresa Clece. La compañía, con una media de 85.000 empleados, tiene un 12% de trabajadores provenientes de colectivos desfavorecidos. Según Íñigo Camilleri, Responsable de Selección de Clece: “Desde nuestro departamento de selección mantenemos alianzas con más de trescientas entidades del tercer sector, mediante acuerdos de colaboración que establecen procesos de formación y oportunidades de empleo para personas en riesgo de exclusión social”.

“Me gustaría llegar a ser alguien en la vida, no quiero ser ama de casa como las de mi etnia”, afirma la joven, que ha obtenido el apoyo de la Fundación Secretariado Gitano para conseguir sus objetivos. Allí participó en el Programa Cali de empoderamiento de la mujer, un curso pre laboral donde le enseñaron habilidades sociales, autoestima y reforzaron sus puntos débiles, que en el caso de Tabita, afirma su Técnica de referencia, Zaida Jiménez, “era la puntualidad”. “Y lo consiguió, estoy muy orgullosa de ella”, asegura.

El caso de esta joven es un éxito. Porque los datos revelan que, en la etnia gitana, los retos para la mujer están aún más lejos de conseguirse. El desempleo gitano es tres veces el de la población general (52%), según el último estudio de la fundación «Estudio comparado sobre la situación de la población gitana en España en relación al empleo y la pobreza 2018», presentado en septiembre de 2019.

En él se reflejaba también que solo el 16% de las mujeres gitanas tienen un trabajo y que apenas el 15% de ellas termina la Educación Secundaria Obligatoria, frente al 95% de la población general. Barreras que siguen lastrando la evolución de las mujeres en una etnia que se abre poco a poco a los nuevos tiempos. «Tabita es un ejemplo, pero cada vez tenemos más mujeres que entran por la puerta pidiéndonos que las ayudemos a encontrar trabajo», afirma Gorka de Luis, coordinador de la Fundación en Vigo.

Tabita trabaja con seguridad en un entorno donde el 95% son hombres

La alegría que transmite Tabita es, sin duda, un ejemplo para todas las mujeres. Ahora se siente tranquila, segura y feliz en su trabajo, donde el 95% son hombres. «La mayoría de mis compañeros son mayores de 40 y me tratan como a una hija. Se alegran por mí», explica contenta y asegura que también está sirviendo de inspiración, «desde que empecé y lo he ido contando algunas me han preguntado para venir a Secretariado Gitano».

La emoción de esta mujer la confirma su jefe directo, Guillermo Treus, que afirma que para ellos ha sido «una agradable sorpresa». Reconoce, además, que el hecho de que fuese gitana generó prejuicios en la plantilla antes de conocerla: «Algunos mostraron recelo, sin embargo ella ha conseguido a base de responsabilidad y trabajo demostrarles a todos lo que vale. Ahora estamos todos encantados con ella».

El agradecimiento de Tabita va, en buena parte, a la fundación donde ha encontrado las fuerzas para ser la mujer trabajadora en que se ha convertido: «Yo me consideraba muy tímida, me daba vergüenza ir sola a cualquier sitio. Ellos me han dado la seguridad, me han abierto las puertas y me han ayudado a sacar mi talento», concluye.