Sociedad

La función esencial de los vigilantes en los hospitales: lidiar con el miedo

Personas guiadas por el miedo, sanitarios saturados y descontrol en el abastecimiento. Estas son algunas de las situaciones a las que los vigilantes de seguridad de servicios hospitalarios deben hacer frente en estos momentos. “Vivimos un fallecimiento…. Una persona, cegada por el miedo, se negaba a permanecer en el hospital y quiso huir del centro, acabó infectándose y murió por graves complicaciones respiratorias. Los vigilantes nos enfrentamos a este tipo de cosas, todo esto lo tenemos que controlar nosotros” cuenta Antonio Cuadro García de Quirós, coordinador de Seguridad de Clece en Cádiz.

Clece ha tenido que reforzar su plantilla y cuenta ahora con más de 850 vigilantes en servicios sanitarios cuya labor es, más que nunca, considerada como servicio esencial, para aportar la protección, tranquilidad y seguridad que requiere la situación creada por el Covid-19.

Y es que, las incidencias se han visto duplicadas en estos centros durante las últimas semanas: “Si normalmente ya tenemos que tranquilizar los ánimos, ahora esto se multiplica por cinco, porque el desconocimiento, la impotencia y el miedo ante el virus provoca reacciones totalmente inesperadas en las personas”, quiere destacar el profesional, “lo que sale en televisión no es ni un ápice de lo que estamos viviendo día a día”.

Lo que sale en televisión no es ni un ápice de lo que estamos viviendo día a día

Las funciones de los vigilantes ya no se limitan a las ‘habituales’, según nos explica Cuadro, la forma de interactuar con los pacientes ha cambiado por completo: «Los vigilantes hacemos la labor también de acompañante del enfermo, delimitamos las zonas de paso para que no se cruce con otros pacientes, nos encargamos de controlar los almacenes, custodiar los objetos personales de ancianos que llegan solos al centro y no tienen a nadie, pero también de explicar a las familias que no pueden velar a su fallecido».

Esto último indica que es una de las cosas más dolorosas para ellos: «Nos está ocurriendo en casi todos los centros que cuando hay algún fallecido se presentan todos sus allegados y nosotros somos los encargados de explicarles que no pueden velarle… ¿Cómo le explicas a alguien que acaba de perder a un ser querido que no puede velarle? Hemos tenido que llegar a llamar a la policía para controlar la situación… Es duro”.

¿Cómo le explicas a alguien que acaba de perder a un ser querido que no puede velarle?

Antonio Cuadro, coordinador de Seguridad de Clece

Durante toda la conversación, el vigilante se muestra orgulloso de pertenecer a este gremio y recalca la importancia de su función durante estas semanas. Y es que, cuando la realidad se tambalea, la gente necesita sentirse segura y agarrarse a aquello que le aporte calma, precisamente lo que caracteriza a dichos trabajadores.

Antonio manda ánimo a todos aquellos que han perdido a alguien y fuerza a sus compañeros, ya que insiste en que todos ellos, al igual que los sanitarios o transportistas, son héroes por encontrarse en primera línea de batalla.

Además, el gerente de Clece en Cádiz, Antonio Bernal Abril, indica que una de las partes más destacables de la organización de este sector en esta ciudad está siendo la comunicación: “La comunicación con el SAS está siendo especialmente buena, al igual que con el Comité de empresa y el de Seguridad y Salud, es muy buena y cercana».

Si su función es esencial, también lo es su propia seguridad. Y en esto, son unos verdaderos vencedores ya que tal y como indica Bernal: «A día de hoy, después de todo de los 208 vigilantes de Cádiz no se ha contagiado ninguno».

Comentar ()