Las derrotas de los equipos de fútbol pueden desencadenar ataques cardíacos entre sus aficionados masculinos y que, además, tengan algún riesgo asociado, según una investigación presentada en una plataforma científica de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés).

«Nuestro estudio muestra que los malos resultados del equipo local de fútbol profesional coincidieron con más ataques cardíacos en los aficionados varones. Los hallazgos sugieren que el estrés mental y emocional de la derrota puede provocar eventos cardíacos», explica el autor del estudio, Lukasz Kuzma, de la Universidad Médica de Bialystok (Polonia).

El estudio examinó la conexión entre el rendimiento del equipo de fútbol Jagiellonia Bialystok y las hospitalizaciones por síndromes coronarios agudos. El club es conocido por su gran grupo de seguidores (un promedio de 17.174 por partido en la temporada 2016/17), que se identifican de manera muy entusiasta con su equipo.

En el estudio, participaron 10.529 pacientes con síndromes coronarios agudos (infarto de miocardio y angina inestable) ingresados en el Hospital Clínico de la Universidad Médica de Bialystok entre 2007 y 2018. La edad media de los pacientes era de 66,6 años y el 62 por ciento eran hombres.

El equipo jugó 451 partidos nacionales y europeos durante el período de estudio. El día después de que el equipo perdiera un partido en casa, hubo un aumento del 27 por ciento en las hospitalizaciones de hombres por síndromes coronarios agudos. No se encontró ninguna asociación en las mujeres.

«Las emociones fuertes pueden inducir ataques cardíacos y nuestro estudio indica que perder un partido en casa puede afectar a los aficionados. Los aficionados, en particular los hombres con estilos de vida poco saludables, deberían hacer ejercicio regularmente y evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol. Estos pasos son la clave para apoyar a su equipo favorito todo el tiempo que desee sin dañar su propia salud», concluye Kuzma.