Operativos de SAMUR han logrado atender en Monte Igueldo, 81, el parto de una mujer de 24 años que había roto aguas mientras esperaba al taxi que la llevara al hospital. La joven, ha dado a luz antes de tiempo a una niña que llamará Yasly.

En relación a los partos que están teniendo lugar en los hospitales, el propio Servicio de Salud del Principado (Sespa) anunció que permite la presencia de un acompañante en todas las fases del parto, siempre y cuando se cumplan las medidas de seguridad para la paciente, la persona que la acompaña y el personal sanitario. Esta medida se irá implementando durante esta semana en todas las áreas, según indican desde el Gobierno asturiano en nota de prensa.

La persona acompañante deberá llevar en todo momento mascarilla quirúrgica y cumplir con las medidas generales de higiene respiratoria o, en su caso, portar el equipo de protección individual (EPI) indicado en los procedimientos habituales del hospital correspondiente.

El Sespa adopta esta decisión con el objetivo de «facilitar el acompañamiento, siempre que cada hospital disponga de medios y estructura para hacerlo, y teniendo en cuenta las indicaciones de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y del Ministerio de Sanidad. De esta manera, se aborda la normalización del Plan de Humanización de cara al periodo de desescalada».

En el momento del ingreso hospitalario, se aplicará a todas las embarazadas el triaje de información epidemiológica que prevé el citado plan. Este procedimiento incluye la toma de temperatura y la valoración clínica respiratoria en los 14 días previos. Además, cada centro valorará la realización de una prueba de PCR a todas las gestantes que requieran ingreso hospitalario.

En el caso de que la embarazada de positivo en coronavirus, se mantendrán los circuitos definidos en el propio hospital. Además, deberá llevar mascarilla quirúrgica que cubra nariz y boca durante el parto. Por su parte, los profesionales deberán ir provistos de equipos de protección individual.