Tras varios días de ausencia en las redes sociales, y generando gran incertidumbre entre sus seguidores, ya que no es común en ella, María Pombo ha reaparecido en Instagram y a través de un vídeo ha explicado los motivos de su ausencia a todos aquellos que la siguen: «Hola chicos. Vengo a contaros un poco por qué he estado desaparecida. Lo hago, por supuesto, porque quiero y porque creo que también merecéis saber esta parte de mi vida, no solo lo bueno. Y también doy las gracias a toda esa gente me escribís a diario diciendo que me echáis de menos y que cómo estoy, porque significa mucho para mí», comenzaba su virtual intervención.

«He estado estas últimas semanas yendo al hospital porque estos últimos 20 días más o menos he estado sintiendo unos hormigueos bastante extraños en el cuerpo. Como muchos sabéis, mi madre tiene esclerosis múltiple y en mi familia estamos muy atentos a este tipo de síntomas«, proseguía.

Pombo ha explicado que en el centro le han estado realizando diversas pruebas para sacar alguna conclusión acerca de lo que le ocurría: «una resonancia cerebral, una resonancia medular una punción lumbar, pruebas de sangre… para cerrar un diagnóstico». Y es aquí donde afirma que le comunican que por el momento tienen mielitis, o lo que es lo mismo, una inflamación de la médula: » La esclerosis múltiple suele empezar por esas mielitis pero, como ya os he explicado, aún no tengo el diagnóstico al cien por cien y aún faltan unos meses», afirmaba.

Con un notable nudo en la garganta, ha expresado que necesita desconectar durante unos días para asimilarlo, a pesar de no tener la plena confirmación de la enfermedad, ya que es algo que ha vivido muy de cerca y necesita procesar toda la información recibida estos días: «Es una enfermedad que yo vivo muy de cerca en casa (…) es una enfermedad sobre la que se ha avanzado muchísimo a lo largo de los años y que sigue avanzando muchísimo y que no tiene nada que ver con lo que era hace 20 años», a lo que añade que «quería poner en preaviso por si de repente me veis más desaparecida de lo normal o me notáis más rara porque mi mente va a estar en otro lado. Esto no quiere decir que esté sufriendo ni pasándolo mal ni nada, simplemente que estoy asimilando un poco todo esto».

Para finalizar ha intentado transmitir un mensaje de ánimo, donde decía que a pesar de pasar «tantas noches sin dormir, tanto lloro, tanta preocupación para esto…» habitualmente, «nuestra mente nos suele castigar antes de tiempo, nos suele poner en las peores situaciones y al final nunca nada es tan malo como nos imaginamos», zanjaba.