La crisis del coronavirus está provocando sucesos inéditos hasta el momento. Hace unas semanas se derrumbaba en Elda el techo de un piso vencido por el peso de una piscina y dejando a un joven herido. El pasado sábado, ocurrió lo mismo en el barrio de Ca n’Aurell, en Terrassa (Barcelona). Cristina, residente de la comunidad, contó a Nius que «Toda la casa vibró. Mi marido bajó, eran las 7 de la mañana, y en la zona del billar vio como estaba todo derrumbado. Entonces oímos a una mujer gritar ‘Jordi, ¿estás bien?'».

El techo del Bar Trebol se había hundido a causa del peso de una piscina semirígida situada en el tejado de la vivienda. El local no estaba abierto al público pero Jordi, el propietario, se encontraba en el interior. El hombre sufrió una erosión en la pierna, según informan fuentes policiales. «El propietario está bien, solo tiene un leve rasguño, pero no pueden estar en casa. Está precintada y el bar también. No se sabe cuándo podrán abrirlo», agrega otro vecino.