Miles de personas se han concentrado en los alrededores del estadio Ramón de Carranza para recibir al autobús del Cádiz, que podría convertirse en equipo de Primera si consigue un empate contra el Club de Fútbol Fuenlabrada. La concentración de los aficionados gaditanos ha dejado escenas de aglomeraciones contra las que ya había advertido el propio ayuntamiento de la localidad.

Horas antes, el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, había llamado desde su cuenta de Twitter a evitar este tipo de imágenes. «Si el Cádiz consigue el ascenso, hay muchas formas de celebrarlo: disfrutarlo en casa con familia y amigos, en balcones o en bares… Pero no debe haber fiesta multitudinaria ni grandes concentraciones Hoy, si llega, hay que disfrutarlo con responsabilidad por ti y por todos», escribía el responsable del consistorio. Un llamamiento que no ha tenido éxito.

Las imágenes de irresponsabilidad en los aledaños del Ramón de Carranza han levantado un polvorín de críticas en las redes.

Las imágenes recuerdan a las que se vivieron hace dos semanas en las calles de Vitoria, tras la victoria del Kirolbet Baskonia frente al F.C.Barcelona que proclamó al equipo alavés campeón de la Liga ACB de baloncesto.