La tromba de agua que, durante media hora y en dos partes, cayó ayer en la Sierra Sur de Sevilla, provocó “daños innumerables” tanto en el casco urbano como en el olivar de la localidad de Estepa y su comarca, que será valorados durante la jornada de hoy, tras el efecto del agua y granizo que azotaron el municipio.

El alcalde de la localidad, Antonio Muñoz, ha dicho a Efe que se calcula que cayeron sobre la localidad 35 litros por metros cuadrado en la primera tormenta y, poco después, 40 litros en la segunda, arrastrando por las calles “agua que, en la mayor parte, provenía de la sierra, y que traía consigo barro y grandes piedras”.

“Tras media hora de fuertes lluvias y granizo, el tiempo dio una pequeña tregua, pero una hora después volvían las fuertes lluvias haciendo aún más daño si cabe”, ha lamentado el edil, que ha enfatizado que los daños “son innumerables”.

En la localidad se vieron afectadas viviendas, que quedaron anegadas, caída de muros en el camino de Roya en la Albujea, inundación del polígono, solería arrancada en la Avenida Centurión y en la calle Carlos Llamas, así como el arrastre de coches en la calle Dehesa y la caída del muro de la antigua residencia.

Desde primera hora de la tarde la Policía Local recibió “múltiples avisos» de vecinos de la localidad alertando de los daños y desperfectos ocasionados.