La empresa Lindt & Spruengli ha indicado en sus informes locales sobre un problema que ha habido en la ventilación de refrigeración de una gama de «semillas de cacao» tostadas en la fábrica que tienen en la localidad suiza de Olten, emplazada entre Zúrich y Basilea, informa 20 Minutos.

La población se quedó consternada al ver cómo caía en forma de lluvia un polvo fino mezclado con los imponentes vientos que hubo en la localidad la mañana del viernes. Este polvo de cacao cubrió como con una fina capa los coches que había aparcados en las calle aledañas a la fábrica. Por su parte, Lindt ha propuesto correr con los gastos de la limpieza necesaria, y ha señalado que el funcionamiento de la fábrica ha seguido como de costumbre y que estas partículas de cacao no provocan ningún tipo de daño.