Marcos Lechet, sordo desde los 5 años, entregará este jueves en el Ministerio de Sanidad las más de 70.000 firmas que ha recogido solicitando la homologación de mascarillas transparentes que permitan la lectura labial, a través de una campaña en Change.org (‘https://bit.ly/3jBMlMP‘) iniciada el pasado 7 de agosto. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, le recibirá tras el registro de las firmas.

«Me llamo Marcos, soy sordo y desde hace unas semanas me siento completamente aislado. Hasta ahora, para comunicarme con otras personas, leía sus labios, pero de repente me he encontrado con que todo el mundo los lleva cubiertos por una mascarilla. Mi médico, los cajeros de mi supermercado… y lo que es más duro: mi familia y mis amigos. Hace tiempo que no puedo entender lo que dicen. Y como yo, las miles de personas sordas o con problemas de audición en España», reza su petición.

Si bien, Lechet explica que «la buena noticia es que tiene solución: existen mascarillas inclusivas que son igual de efectivas que las comunes». «Simplemente tienen incorporada una ventana transparente que nos permite leer los labios», explica, pero añade que también hay una «mala noticia»: «que el Ministerio de Sanidad todavía no las ha homologado, lo que nos deja totalmente incomunicados».

A su juicio, las mascarillas «deben ser una barrera para los virus, no una barrera en la comunicación para personas sordas o con pérdidas de audición». Hasta la fecha, ha reunido más de 77.000 apoyos.

El impulsor de la recogida de firmas entiende que la homologación necesita sus tiempos: «Es comprensible que al principio del todo no contaran aún con la homologación, la evolución del COVID ha sido imprevisible para todos y homologar requiere sus pasos». Pero cree que de eso ya ha pasado el tiempo suficiente como para haber puesto en marcha la homologación: «Esa excusa ya no nos vale. Ya llevamos meses de obligatoriedad de uso de mascarillas y seguimos igual».

De hecho, recuerda que el hecho de que en algunas comunidades autónomas haya homologaciones en proceso no es suficiente. «No puede depender de cada comunidad, necesitamos que en toda España haya una mascarilla transparente homologada y lo necesitamos ya», exige.

Otros colectivos se beneficiarán

En cualquier caso, Lechet asegura que las personas con problemas de audición no son el único colectivo que se beneficiaría de esta homologación. En su petición, han publicado comentarios muchas personas que explican por qué para ellas también supondría una mejora.

Es el caso de una trabajadora de un comercio, que asegura que muchas personas de las que atiende no la comprenden bien desde que no la ven gesticular, especialmente personas mayores. O de una madre que habla de las dificultades que supone para su hijo con Trastorno del Espectro Autista mantener una sesión de logopedia «a través de una pantalla de ordenador». «A la gente que depende de terapias o logopedas para hacer su vida un poco más fácil, una mascarilla así les ayudaría mucho y les facilitaría las cosas», señala.

También han sumado su apoyo a la petición algunos profesionales que trabajan con personas sordas y cuentan que han visto cómo muchas se sienten aisladas y algunas de ellas incluso han perdido sus empleos debido a la imposibilidad de comunicarse desde que es obligatorio el uso de mascarillas.

El Ministerio lo está valorando

Según informa Change.org, el viernes pasado el ministro Illa aseguró a Lechet que desde el Ministerio están valorando esta petición. «Pero las personas que necesitamos estas mascarillas no podemos esperar más», lamenta el impulsor de la campaña.

Este martes, Marcos Lechet avisó al Ministerio de Sanidad de la entrega de sus firmas en el registro y solicitó mantener una reunión con el ministro de Sanidad. Salvador Illa aceptó su petición y mantendrá un encuentro con Lechet después del registro de sus firmas.