El 10 de septiembre el Museo de Orsay de París negó la entrada a una visitante por ir demasiado escotada. La afectada, Jeanne, tuvo que cubrirse con una chaqueta para poder acceder. En una carta publicada en su cuenta de Twitter, ha explicado la situación. Un guardia de seguridad se acercó a ella y le expresó «Ah, no, no va a ser posible, no es posible, esto no va a pasar», según ha manifestado Jeanne. La estudiante explicó en redes sus sentimientos ante el conflicto: «No soy solo mis pechos, no soy solo un cuerpo, tus dobles raseros no deben ser un obstáculo para mi derecho de acceso a la cultura y al conocimiento».

El hecho ha originado una gran polémica en Francia y las críticas se han dirigido hacia el Museo Orsay. El hashtag #Lundi14Septembre ha sido elegido para compartir fotografías «vestidos de manera indecente» y así reivindicar su libertad frente a juicios y actos sexistas. La ministra de Igualdad francesa, Marlenne Schiappa, ha mostrado su apoyo «con hermandad y admiración».

Unas 20 activistas del colectivo FEMEN protestaron este domingo 13 de septiembre en el mismo Museo de Orsay. Las integrantes de FEMEN mostraban su torso desnudo al mismo tiempo que gritaban «esto no es obsceno» en la sala principal del museo parisino. El colectivo ha publicado imágenes de la reivindicación en sus redes sociales y lo ha acompañado de afirmaciones como «la obscenidad está en vuestros ojos».

El Museo de Orsay ha publicado en su cuenta de Twitter su conocimiento del suceso. Además, han transmitido que se han puesto en contacto con Jeanne para disculparse, así como «lamentan profundamente» todo lo ocurrido.