El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha desestimado este martes las medidas cautelarísimas solicitadas por varias patronales hosteleras para revocar la resolución de la Generalitat que ordena el cierre de bares y restaurantes durante 15 días para contener el coronavirus.

Ante esta situación, los hosteleros de esta comunidad deberán continuar con las medidas ya anunciadas la semana pasada y, como en las primeras fases de la pandemia, los bares y restaurantes únicamente podrán servir comida para llevar y no para consumir en el interior de los locales.

Sin embargo, un propietario se ha negado a echar el cierre en su restaurante, en consecuencia ha sido multado, y sus palabras y quejas han sido recogidas por Europa Press: «Lo hago por necesidad, es hambre pura».

Según este hombre, la policía le «avisó y advirtió antes de poner la multa de que debía cerrar», pero él por voluntad propia quiso asumir la penalización: «Le dije, pon la multa».

«A mi me da igual quien mande, yo necesito dinero», explicaba, «no entienden que yo necesito un billete para ir a comprar una barra de pan, y si no trabajo no tengo ese billete, ¿qué parte de todo eso el Gobierno no ha entendido?», zanjaba.