Sociedad

Se alquilan chalets para fiestas de Halloween sin las limitaciones del Covid

Celebrar una fiesta de Halloween en pleno estado de alarma, a espaldas de la ley, con 12 personas y sin medidas de seguridad es asombrosamente fácil y rápido de conseguir

Sin límite en las reuniones, con la garantía de que nadie llamará a la policía y partiendo de zona confinada. Celebrar una fiesta de Halloween en pleno estado de alarma, a espaldas de la ley, con 12 personas y sin medidas de seguridad por el Covid es asombrosamente fácil y rápido de conseguir.

Las opciones tampoco escasean. Ni una, ni dos… Los anuncios que ofertan alquileres de chalets, casas rurales y casonas en la plataforma de Milanuncios para celebraciones de grupos sobrepasan la decena y no esconden sus intenciones: «Libre aún para Halloween, Navidades y Nochevieja, se alquila por días», se puede leer en casi todas las publicaciones.

Además, no se observa distinción por comunidades. En el caso de Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha o Andalucía esta operación se realiza en similar proporción. El Independiente se ha interesado en conocer más sobre las propuestas, y ha descubierto de primera mano la simplicidad de la reserva, la mínima presencia de trabas y la ausencia de preocupación y responsabilidad frente a la actual situación sanitaria por parte de los ofertantes.

La primera conversación se produce con un propietario que alquila «una gran masía», según su propio anuncio, «que acepta amigos y familiares», en Cataluña. Este diario se interesa por la oferta a través de Whatsapp y plantea la posibilidad de celebrar allí Halloween con un grupo de amigos. Ante esto, la primera pregunta que recibe es «¿qué anuncio has visto?», lo que da a entender que esta misma persona cuenta con varias casas dedicadas a estos eventos.

La siguiente cuestión en la que se interesa es el número de inquilinos que pasarán el fin de semana en la villa. En cuanto a esto, se le plantea la posibilidad de ser doce (doblando el límite permitido), y el casero acepta sin miramientos dando el «Ok».

Cabe recordar que desde este domingo, y a raíz de decretarse un segundo estado de alarma, las reuniones sociales se han visto limitadas en todas las comunidades a un máximo de seis personas. Además, a esto se le añade que el toque de queda a nivel nacional no permite a partir de un momento determinado de la noche permanecer con personas que no sean convivientes hasta la finalización de dicha restricción la mañana del día siguiente.

La charla continúa y el anunciante se interesa por el lugar de procedencia de los invitados. De la misma forma, no muestra problema alguno en que éstos sean «de Zaragoza» e incumplan de nuevo las órdenes del estado de alarma, que en este caso implica saltarse el confinamiento de la comunidad de Aragón, incluida entre los territorios españoles en máxima alerta.

Por si burlar dos de las restricciones más importantes de esta situación excepcional fueran insuficientes, al terminar de plantear la fecha y el precio, se le hace una pregunta a la que no duda en responder con total seguridad.

«¿Hay muchos vecinos cerca?» es la incógnita. A esto responde con una contextualización de la zona en la que se encuentra la vivienda. «Es un lugar de segundas residencias y solo hay vecinos en verano», explica. Desde El Independiente se argumenta un posible temor a ser pillados por la policía si alguien se percatase de la reunión ilegal, y el propietario no dudar en calmar dicha inquietud y asegura que «por ello no hay problema».

Algo parecido ocurría con otra publicación del mismo portal. En este caso, no es solo una, sino varias viviendas de una misma web en Castilla-La Mancha, las que se ofrecen para albergar eventos sociales como la anterior.

El planteamiento es similar y, de la misma forma que el anterior, el dueño acepta que se reúnan en el domicilio más de una decena de personas. Realmente, no parece importarle demasiado el número de inquilinos: «Cuando lo sepas con seguridad me lo indicas. Si quieres puedes realizar la reserva para 10 y si después sois 11 me lo indicas un día antes para prepararlo. Esta otra persona ya pagaría a la entrada», explica.

Sin embargo, lo más llamativo de este segundo ejemplo es la firme convicción que muestra el anunciante sobre las supuestas restricciones que existen en este momento en su región cuando se le expone que existe cierta inquietud por si viniese la policía.

«Las casas están en la provincia de Toledo y, a día de hoy, no existe la restricción de 6 personas», justifica. Pero esta afirmación no es cierta, y sea por desconocimiento o picardía, su teoría también se desmontaría con la limitación de la movilidad nocturna.

Comentar ()