El restaurante Zalacaín de Madrid, el primero que consiguió tres estrellas Michelin y entre cuyos fogones se crearon acuerdos, charlas e imágenes para la posteridad, ha cerrado sus puertas a causa de la crisis del coronovarius y presentará concurso de acreedores para ir directamente a la liquidación, según ha informado en primicia Vozpópuli.

Jesús María Oyarbide abrió el restaurante en 1973, dos años después de su apertura obtiene la primera Estrella Michelin. Seis años después, en 1981, consigue la segunda estrella y en 1987 la tercera. Tras la retirada de Oyarbide, fue Luis García Cereceda quién cogió las riendas del ya consagrado Zalacaín, incluyéndolo en la familia de LaFinca.

En la actualidad, el Zalacaín está presidido por Susana García Cereceda. Según ha informado Vozpópuli, el restaurante «no ha podido vencer los efectos devastadores de la crisis sanitaria y económica», señalan fuentes cercanas a la empresa.

El restaurante permanecía cerrado a causa de la crisis del coronavirus, pero la segunda ola y las cada vez más restrictivas medidas han terminado por asestar un golpe mortal a otro de los grandes emblemas gastronómicos de la capital.