Ni la peor nevada en décadas ni la tercera ola de la pandemia. Decenas de personas han desafiado la nieve y el virus en la Puerta del Sol de Madrid bailando al ritmo del A quién le importa de Alaska.

A pesar de las advertencias de las autoridades locales y nacionales, las calles del centro de la capital se han llenado durante el día de hoy. También se ha bailado La Macarena y ha habido infinidad de batallas de bolas de nieve.

Mientras tanto, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha advertido que la movilidad «contrae un riesgo a los peatones también» en situaciones de alerta climatológica como la provocada estos días por la borrasca ‘Filomena’.

«Cuando se dice que hay que procurar estar en casa no es por capricho, ni por obligar a nadie a estar retenido, es porque la movilidad en estas situaciones contrae un riesgo para los peatones también», ha señalado.

Así lo ha manifestado este sábado el ministro de Transportes durante su comparecencia en rueda de prensa para informar sobre la actualidad de los efectos provocados por el temporal.

Los riesgos y las bolas de nieve

El ministro ha alertado de la posibilidad de caídas o caídas de árboles que conlleva la movilidad de las personas. «Hay riesgos, hay que ser prudentes en eso», ha dicho.

Asimismo, Ábalos ha recordado que todavía hay una pandemia en España «con unos efectos de contagios muy elevados». «No nos olvidemos de ello y la nevada no nos va a hacer perder de vista la situación que arrastramos. Parece que lo más aconsejable era llevar la mayor estancia en los domicilios», ha precisado.

En torno a las 20.00 horas, se ha convocado una «guerra de bolas de nieve» en la madrileña plaza de Callao, en la que han participado decenas de personas.

«Siempre hay una reacción contradictoria», ha lamentado Ábalos, quien, no obstante, ha resaltado que «siempre es satisfactorio que la gente tenga espíritu de alegría, celebración, disfrutar de la vida».