El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha archivado la denuncia interpuesta por los vecinos de la Cañada Real contra la Comunidad de Madrid y la empresa distribuidora de luz Naturgy por los cortes de suministro que llevan sufriendo desde octubre.

En el auto, fechado con día 13 de enero, dispone que la empresa Naturgy ha presentado un informe en el que achaca la falta de suministro a las “sobrecargas por conexiones ilegales e incontroladas y la manipulación de la red”.

“La situación existente de falta de suministro eléctrico en los sectores 5 y 6 de la Cañada Real no le es imputable a la mercantil UFD Distribución Electricidad S.A. (Naturgy), siendo consecuencia de los enganches ilegales a la red eléctrica llevados a efecto por residentes de dichos sectores”, señala el auto.

En el informe presentado por la compañía, según se detalla en el auto, se presentaron fotografías con los enganches ilegales a las tomas de corriente y aseguran que entre «los meses de junio a septiembre de 2020 se produjo un crecimiento exponencial del consumo, en más de un 60 %, respecto al consumo de 2019».

De este modo no se interpondrán medida cautelares para el restablecimiento del servicio como reclamaban los habitantes de la Cañada Real a su denuncia presentada contra Naturgy, el pasado 16 de diciembre, y que se amplió a la Comunidad de Madrid, el 25 de diciembre.

Ante este archivo, los demandantes pueden interponer recurso de reforma en el plazo de tres días a partir de su notificación, al que podrá acumularse con carácter subsidiario recurso de apelación, al igual que cabe un interponer recurso directo de apelación en el plazo de cinco días.

Según ha indicado el abogado de los denunciantes, Javier Rubio, en los próximos días presentarán un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Asimismo, ha señalado que el auto resulta «descorazonador» y ha criticado que el juzgado a tomado como «única prueba» el informe remitido por Naturgy para dictar un sobreseimiento provisional.

«Una crisis de derechos humanos de tal magnitud no puede ventilarse judicialmente bajo la sola versión, precisamente, de la compañía denunciada, ni tampoco es admisible que el incumplimiento de la Administración de sus propios acuerdos sea obviado», ha resaltado.

En esta antigua vía pecuaria, de 14,4 kilómetros de longitud, está dividida en seis sectores que discurren por los municipios de Madrid, Coslada y Rivas-Vaciamadrid, de los cuales el quinto y sexto sufren cortes de luz desde octubre debido a las subidas de tensión en los cultivos ilegales de marihuana.