Agentes de la Guardia Civil han detenido en el término municipal de Marratxí (Mallorca) a 11 pasajeros del avión que ha aterrizado de emergencia este viernes por la tarde en el aeropuerto de Palma, los cuales han sido trasladados a dependencias policiales.

Según ha informado la Policía Nacional, alrededor de las 19.00 horas de este viernes, el vuelo ha tenido que aterrizar en el aeródromo de la capital balear por una emergencia médica. La torre da el «ok» y el equipo sanitario entra en el Airbus A320 de la compañía Air Arabia y se ocupa de un paciente con un aparente coma diabético, que fue trasladado en ambulancia al Hospital de Son Llàtzer, en Palma junto a un acompañante.

De pronto, ante la sorpresa de parte del pasaje y la tripulación, una veintena de pasajeros se alborotan, salen del avión y se lanzan a la carrera por las pistas de uno de los aeropuertos con más tráfico de Europa. En minutos, las luces de los coches de la Policía y la Guardia Civil iluminan el aeropuerto en busca de los huidos.

Mientras tanto, en el hospital Son Llàtzer los médicos confirman que el pasajero marroquí de 32 años que decía encontrarse mal está en perfectas condiciones de salud y es arrestado por entrada ilegal en España y presunto favorecimiento de la inmigración ilegal. La Policía continúa en el entorno del aeropuerto y las calles de las zonas urbanas próximas la búsqueda del resto de escapados. La Guardia Civil empezó buscarlos y, por ese motivo, se procedió al cierre del aeropuerto y se desviaron los vuelos.

El aeropuerto de Palma tuvo que suspender durante casi cinco horas su actividad aérea para buscar a los pasajeros en las pistas y aledaños. Cerca de 60 vuelos nacionales e internacionales fueron desviados o retrasados.

El aterrizaje urgente se produjo sobre las 19.00 horas y el Airbus 320 despegó rumbo a Turquía ya entrada la madrugada de este sábado. Por ahora han sido detenidas once personas y se busca a unas trece más. El suceso ha llamado la atención de la Policía, que ha calificado el avión como una «patera aérea» y trata el caso como un asunto de inmigración ilegal en el que todos los detenidos tendrán el tratamiento de personas que han entrado ilegalmente en España.

La llegada a suelo español de un grupo de migrantes, obligando a un aterrizaje de emergencia y huyendo a la carrera por las pistas, es un suceso inédito en España, y tal vez en Europa. Es una operación difícil de organizar y llevar a la práctica que las autoridades policiales y aéreas deberán analizar. Alrededor de las 00.00 horas, AENA ha informado de que se retomó la operativa en el aeródromo.