Sociedad | Tribunales

Condenado a casi 11 años de prisión el exguitarrista de Decibelios por abusar y prostituir a dos menores

Jaume O, exguitarrista de Decibelios en el banquillo

Jaume O, exguitarrista de Decibelios en el banquillo EFE

La Audiencia de Barcelona ha condenado a casi 11 años de cárcel a Jaume O., exguitarrista de la histórica banda Decibelios, después de que éste admitiera haber abusado de dos chicas menores de edad a cambio de dinero y haber grabado las relaciones con ellas. 

En la sección séptima de la Audiencia de Barcelona se ha celebrado esta mañana el juicio contra el músico, quien ha pactado una rebaja de pena con la Fiscalía, que inicialmente le pedía casi 50 años de cárcel, a cambio de reconocer los abusos sexuales a menores que se le imputan y tras haber pagado 48.000 euros de indemnización a las dos víctimas.

Horas después, la Audiencia de Barcelona ha dictado la sentencia, que condena al guitarrista por los delitos de favorecimiento a la prostitución en menores de edad, abusos sexuales a menores de 16 años, producción de pornografía infantil, exhibicionismo y también tenencia ilícita de armas, puesto que encontraron dos revólveres al registrar su domicilio.

El guitarrista fue detenido en marzo de 2020 por los Mossos d’Esquadra en Barcelona y, tras su arresto, la banda, referente de la música «Oi» de los años 80, anunció su disolución definitiva y se desmarcó de los abusos sexuales cometidos por el procesado. 

El acusado ha asumido ante el tribunal que pagó a menores de 16 años para que tuvieran sexo con él según sus deseos, que grabó los encuentros con el móvil y una cámara ‘go pro’ y que posteriormente enseñaba las imágenes a las víctimas a través de un proyector.

También ha reconocido que era consciente de que las jóvenes tenían 15 años, cuando el mínimo legal para el consentimiento son 16, y que había llegado a amenazarlas con no pagarles el importe acordado si no accedían a sus distintas peticiones sexuales. 

Además, el acusado también ha reconocido ante el tribunal la propiedad de los dos revólveres encontrados en su domicilio en el registro practicado en marzo de 2020, para los que carecía de permiso de armas.

El procesado ha sido condenado además a pagar una multa de 450 euros por el delito de exhibicionismo y a la prohibición de comunicarse o acercarse a las víctimas en los cuatro años posteriores a la pena, así como de trabajar con menores durante cinco años.

Según la sentencia, Jaume O. conoció a una de las víctimas en 2019, a través de un grupo de WhatsApp que gestionaba otra menor de edad para poner en contacto a jóvenes con hombres para mantener encuentros sexuales.

El guitarrista tuvo relaciones sexuales con esa primera menor de edad, que inicialmente le había manifestado que tenía 17 años, aunque más adelante le reconoció su edad real, sin que este tuviera reparos en volver a encontrarse con ella.

La segunda menor fue a la casa del autor confeso por mediación de la primera, a la que había conocido en un centro sanitario, y Jaume O. abusó de ella en repetidas ocasiones y lo grabó.

La joven ingresó en la Unidad de Crisis de Adolescentes de un centro sanitario, circunstancia que permitió a la madre descubrir en su teléfono móvil un mensaje en el que el acusado la emplazaba a practicarle sexo oral, por lo que contactó con el músico para avisarle de que le denunciaría.

Pese eso, el acusado volvió a emplazar a la menor a verse en una copistería de Barcelona que él administraba, donde le aseguró que le gustaría casarse con ella cuando tuviera 16 años, dado que entonces ya sería legal, y le volvió a ofrecer dinero a cambio de satisfacer sus deseos sexuales y grabarla con el móvil.

En el registro policial en el domicilio de Jaume O. se encontraron las cámaras y teléfonos móviles que el acusado había utilizado para grabar a las víctimas de los abusos, así como cocaína y dos armas para las que no disponía de licencia.

Te puede interesar

Comentar ()