Sociedad

Una mujer saca 250.000 euros de la cuenta de su tía y la interna en un geriátrico

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla EP

La Audiencia Provincial de Sevilla juzgará hoy a una mujer para la cual la Fiscalía pide ocho años de cárcel por un supuesto delito de administración desleal, después de perpetrar supuestamente un «desfalco» sobre su tía, viuda y sin descendientes, dejando en «números rojos» una cuenta bancaria con la que contaba la afectada con unos 250.000 euros acumulados y vendiendo en beneficio propio las propiedades de la víctima.

Tal y como apunta el escrito de acusación de la Fiscalía, recogido por Europa Press, la acusada es Milagros M.D.; actualmente de 54 años de edad, quien en 2002 se divorció de su esposo y junto con sus dos hijas entonces menores de edad, se instaló «en el domicilio de su tía, que la había criado de pequeña y que estaba viuda y sin descendientes desde la muerte de su marido», siendo además su tía una persona poseedora de «un importante capital mobiliario e inmobiliario».

Una vez instalada junto a su tía, según la Fiscalía, la acusada «la estuvo hostigando de forma continuada» hasta lograr que la autorizase al frente de su cuenta corriente, con la que realizó diversos movimientos «en beneficio propio y perjuicio» de su familiar, retirando 173.100 euros entre 2008 y 2010 de depósitos a plazo fijo.

Además, habría abierto un fondo de inversión por valor de 54.000 euros del cual extraía «los reembolsos que iba generando», hasta un total de 84.022 euros entre 2010 y 2016, según el escrito de acusación del Ministerio Público.

«Gastos en beneficio personal»

Igualmente, habría cargado a cuenta de su tía «transacciones y gastos más modestos para su beneficio exclusivo y personal», hasta el extremo de que antes de los hechos, la perjudicada contaba con un capital estimado de 250.000 euros, y ahora todo ese capital «ha desaparecido, llegando a estar en saldo negativo».

La mujer incluso habría convencido a su tía para que le cediese la titularidad de una vivienda de Los Palacios y Villafranca, que vendió después por 306.657 euros, un dinero que la encartada habría usado para «comprar una casa» que ella usa como actual residencia; aprovechando además el dinero recabado de la «venta de unos solares» que poseía también su tía, para comprar para sí otra casa más en Chiclana de la Frontera (Cádiz).

La encartada, según la Fiscalía, habría ingresado a su tía en un centro de personas mayores, donde la habría «aislado socialmente» para que no recibiese visitas de otros familiares o allegados, al objeto de «mantener su influjo sobre ella y evitar que se negase a acatar sus deseos», siempre según la Fiscalía. «La tenía amedrentada y cohibida», considera el Ministerio Público, que detalla que la afectada, finalmente, revocó «el poder notarial que le había concedido» a su sobrina, ante el «desfalco padecido».

Dado el caso, de cara al juicio a celebrar en su contra en la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla, la Fiscalía reclama para la acusada un total de ocho años de cárcel, como presunta autora de un delito de administración desleal, así como una multa de 7.200 euros.

Te puede interesar

Comentar ()